NUEVA YORK, EEUU.- A los 36 años y tras ser noqueado por Danny García en lucha por la corona de peso Superligero CMB-AMB, el mexicano Erik Morales anunció (otra vez) su adiós del boxeo profesional con una futura última pelea en su natal Tijuana, Baja California, Mexico.

TOP 10: Aquí está lo mejor del boxeo mundial.

"Quiero agradecerle a todos los que me han apoyado durante todos estos años y quiero decirles que (ante García) fue mi última pelea en Estados Unidos. Quiero decir adiós en Tijuana", dijo Érik, quien fracasó en la velada celebrada en el Barclays Center de Brooklyn.

'Terrible' Morales, monarca en las divisiones Supergallo, Pluma, Superpluma y Superligero, peleó por primera vez en la costa este de Estados Unidos y perdió por tercera ocasión en sus últimos cuatro combates.

"Me prepare muy bien, no había razones por la cual decir que no podía ganar la pelea... pero no pude", declaró Erik..

Erik, de mucho ímpetu y corazón, aunque limitado en tecnica, hizo nombre a final de los 90 y en la decada pasada, con una legendaria trilogía con su compatriota Marco Antonio Barrera y por haber derrotado a Manny Pacquiao.

Recuento...

García (25-0) venció a Morales, de 36 años, por segunda ocasión en el año, aunque ahora fue mucho más fácil que la decisión unánime que le ganó al mexicano en Houston el 24 de marzo.

Morales (52-9) no pasó este mes dos pruebas clínicas al azar debido al suplemento alimenticio clembuterol. Dijo que el resultado se debió a carne contaminada, y luego aprobó un tercer examen esta semana, con lo que pudo pelear el sábado.

En la primera pelea en marzo pasado, García tambien mandó a la lona Morales en el undecimo asalto y ganó el título, que había quedado vacante el día anterior a la ceremonia de pesaje, cuando Morales no dio el peso, aunque luego disputaron el combate.

Morales, con el rostro marcado y abatido, admitió que perdió y le dijo que iba a pensar en retirarse, pero ese pensamiento no duró mucho tiempo y regresó a los 36 años, gracias a la cláusula de revancha que tenía en su contrato.

Esta vez no da más.

"Me gusta ver a mis rivales en la lona, mirando a las lámparas", decía Erik en sus mejores tiempos. Ahora le tocó a el terminar así...