Jonathan Vilma jugó por primera vez desde que apeló la suspensión de un año por su papel en el escándalo de recompensas por lesionar a rivales y Drew Brees lanzó para 377 yardas y cuatro pases de touchdown para que los Saints de Nueva Orleáns derrotasen el domingo por 35-28 a los Buccaneers de Tampa Bay.

Aunque sea debatible qué tanto impactó el regreso de Vilma en la defensiva de los Saints, el grupo detuvo dos ofensivas cerca de la zona de anotación en el segundo tiempo, incluyendo las últimas tres jugadas del encuentro para preservar la segunda victoria consecutiva de Nueva Orleans.

Brees extendió a 49 su récord de la NFL de partidos consecutivos con al menos un pase de anotación, además de guiar cuatro largas ofensivas de anotación en cuatro posesiones consecutivas para remontar un déficit de 14 puntos para colocarse arriba 28-21 al medio tiempo.

Josh Freeman lanzó para 420 yardas y tres touchdowns para los Bucs. Su intento para forzar un tiempo extra terminó en tres pases incompletos dentro de la 10 de los Saints.