Ocho militantes islamistas murieron y seis resultaron heridos hoy en un enfrentamiento con militares del Ejército paquistaní en la región tribal de Orakzai, en el noroeste de Pakistán, informó el canal de televisión local Geo.

El choque se produjo durante una operación de las fuerzas de seguridad en las áreas de Mamuzai y Khadezai, donde además se destruyeron cuatro escondites de los insurgentes, aseguraron fuentes militares no identificadas.

Orakzai es una de las siete áreas tribales de Pakistán, que nunca han estado bajo completo control de la administración central, y han servido durante años como refugio para miembros de Al Qaeda y de facciones de talibanes afganos y paquistaníes.

Desde finales del año pasado, el Ejército paquistaní combate con los integristas armados por el control del triángulo formado por las demarcaciones tribales de Orakzai, Khyber y Kurram, que dan entrada a Afganistán y a bastiones insurgentes situados más al sur.

Los combates entre las fuerzas de seguridad y los grupos islamistas armados han ocasionado este año una marea de refugiados que, según fuentes de agrupaciones humanitarias, ronda el medio millón de personas.