Muchos colegios profesionales estatales aún no cumplen con el requisito de la ley de Alabama que exige verificar la situación migratoria de solicitantes por medio de una base de datos federal.

Un funcionario estatal que revisa el cumplimiento del requisito dijo al diario The Anniston Star (http://bit.ly/ViAKFE) que muy pocas, si es que las hay, de las asociaciones profesionales del estado han recibido autorización para el uso del Programa de Verificación Sistemática de Derechos del Extranjero del gobierno federal.

"Las solicitudes han sido llenadas, pero está tomando una cantidad considerable de tiempo para que esto sea autorizado", dijo John Norris, director de la división operativa de la Asociación de Examinadores de Cuentas Públicas del estado.

La ley de inmigración de Alabama, con frecuencia considerada la más severa del país, exige la residencia legal de quienes desean obtener licencias para ejercer profesiones y que abarcan a dentistas, enfermeros, cosmetólogos y técnicos en climas artificiales. Algunos directores de estas asociaciones dijeron que no les resulta claro la manera en que se supone que la ley debe implementarse, dado que el Departamento de Justicia de Estados Unidos y grupos que representan a inmigrantes actualmente han presentados impugnaciones legales a la misma.

"Se nos ha dicho una cosa, pero mañana la Corte Suprema podría decirnos otra cosa", dijo Joe Rogers, secretario de dirección de la Junta de Licencias para Contratistas.

___

Gráfico interactivo: http://hosted.ap.org/interactives/2012/migracion/