Los diecinueve activistas propalestinos internacionales detenidos ayer a bordo del velero Estelle con destino a Gaza, fueron traslados anoche por las autoridades israelíes a la prisión de Guivón, en la localidad de Ramle, informaron fuentes oficiales israelíes.

En la embarcación, que llegó ayer al puerto de Ashdod tras haber sido abordada por la Marina israelí cuando se dirigía a la franja palestina, viajaban parlamentarios y ciudadanos de varios países europeos, entre ellos tres españoles: el diputado de Izquierda Unida Ricardo Sixto, la activista Laura Arau y la abogada Begoña Zabala.

También iban a bordo otros tres israelíes, que serán procesados por haber violado la legislación del país, informó hoy la radio pública de Israel.

"Los diecinueve activistas internacionales, entre ellos dos mujeres, detenidos ayer se encuentran en la prisión de Guivón. Los tres israelíes en la de Shikmá a la espera de ser procesados", declaró a Efe la portavoz del Servicio Israelí de Prisiones, Siván Weizman.

La funcionaria precisó que todos los detenidos se encuentran en buen estado de salud físico y que la razón de su detención y futuro procesamiento se debe a que violaron la legislación israelí. Apuntó que los extranjeros están pendientes de expulsión del país.

"El procedimiento a seguir incluye las directrices del Ministerio del Interior y para su implementación están involucradas distintas embajadas porque los detenidos requieren asistencia letrada", añadió la portavoz.

La legislación israelí establece un máximo de 72 horas para la expulsión de los extranjeros que infrinjan la ley si reconocen haber entrado ilegalmente en el país.

El Ejército israelí señaló en un comunicado que el abordaje se llevó a cabo "de forma pacífica, de acuerdo al derecho internacional y después de que se hiciesen todo tipo de intentos -directos y a través de canales diplomáticos- para impedir que el barco llegara a Gaza".

Israel impuso el bloqueo marítimo a la franja de Gaza en 2007, después de que el movimiento islamista Hamás se hiciera con el control de la franja y expulsara de allí a las fuerzas leales a Mahmud Abás, presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

La embarcación de la llamada "Flotilla de la Libertad III" trató de emular a dos iniciativas anteriores con la que activistas internacionales e israelíes trataron en los últimos años sin éxito de alcanzar la franja de Gaza para romper el bloqueo marítimo israelí y entregar ayuda humanitaria a la población palestina.

La primera "Flotilla de la Libertad" a Gaza, en 2010, en la que viajaban dos españoles, fue abordada por comandos israelíes en una acción que se saldó con el fallecimiento de ocho ciudadanos turcos y un estadounidense de origen turco.