La Agencia de la Inteligencia jordana anunció hoy que ha logrado frustrar "un complot terrorista", vinculado a la red Al Qaeda, que planeaba perpetrar una serie de atentados contra sedes diplomáticas en Ammán, entre otros objetivos.

Según la agencia oficial de noticias jordana Petra, la trama terrorista tenía entre sus objetivos atacar la seguridad del reino hachemí y perpetrar atentados con explosivos contra centros comerciales de relevancia de la capital jordana.

El fiscal del Tribunal de la Seguridad del Estado ha abierto una investigación sobre este caso, en el que presuntamente están involucradas once personas, que ya han sido arrestadas.

El ministro de Estado jordano para Medios de Comunicación, Samih Mayta, dijo a los periodistas que los detenidos son de nacionalidad jordana y que el arresto se produjo cuando volvieron a Jordania tras una visita a Siria.

Los supuestos terroristas llaman a su trama "El segundo 9-11", en referencia a los atentados suicidas perpetrados el 9 de noviembre de 2005 contra tres hoteles en Ammán por miembros de Al Qaeda procedentes de Irak, que se saldaron con 62 muertos y más de 200 heridos.

El nombre del grupo también indica, según Petra, que los supuestos terroristas planeaban cometer sus atentados el 9 de noviembre de 2012.

La red comenzó el pasado junio a preparar "una gran operación criminal y terrorista" con diferentes armas como bombas lapa, cinturones con explosivos, ametralladoras y proyectiles RPG.

La agencia explicó que los integrantes de la trama mantuvieron contacto con expertos en explosivos de Al Qaeda en Irak a través de las páginas web islamistas, con el fin de causar el mayor número de víctimas.

Según Petra, el grupo también planeaba traer explosivos de Siria, aprovechado de la inestabilidad que reina en ese país.

Durante los arrestos, los servicios de inteligencia jordanos se incautaron de armas, municiones y materiales que iba a utilizar el grupo en la fabricación de explosivos.