El Gobierno de Japón y el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) proyectan crear un nuevo centro en Fukushima para estudiar modos de descontaminación y manejo de residuos radiactivos, informó hoy la agencia nipona Kyodo.

Se espera que el acuerdo para crear este centro lo firmen el próximo 15 de diciembre el director general del OIEA, Yukiya Amano, y el gobernador de Fukushima, Yuhei Sato, durante una conferencia sobre seguridad nuclear que tendrá lugar en esa provincia.

El accidente de marzo de 2011 en la central de Fukushima Daiichi, el más grave desde el de Chernóbil en 1986, mantiene a unas 52.000 personas evacuadas de la zona de exclusión en torno a la planta, aunque según datos difundidos hoy por Kyodo los desplazados en toda la provincia ascienden a cerca de 110.000.

A través de este proyecto de investigación con el OIEA, el Gobierno japonés busca hacer ensayos sobre el terreno para acelerar la vuelta de los desplazados a sus hogares y prevenir daños a su salud a largo plazo.

El OIEA enviaría a Fukushima a varios investigadores de Bielorrusia, Ucrania y Rusia que participaron en los esfuerzos de rehabilitación tras el accidente nuclear de Chernóbil en 1986, a fin de aplicar su experiencia de entonces en la provincia nipona.

El Ejecutivo nipón, en virtud del futuro acuerdo, facilitará a los investigadores internacionales las instalaciones y equipamiento necesario, según Kyodo, que detalla que en el presupuesto de Japón de 2011 ya se contemplan 930 millones de yenes (9 millones de euros) para proyectos conjuntos con el OIEA.

El gobernador de Fukushima visitó el pasado agosto la sede de este organismo en Viena para solicitar su cooperación en los esfuerzos para descontaminar la provincia, que a raíz del accidente nuclear ha sufrido pérdidas millonarias en la agricultura, pesca y ganadería local.