El gobierno griego ha anunciado hoy que está "cerca" de cerrar un acuerdo sobre las medidas de ahorro y reformas del nuevo paquete de ajuste por 13.500 millones de euros, exigido por la troika para continuar la ayuda financiera externa.

"Estamos en buen camino, hicimos mucho progreso", ha declarado a la prensa este domingo el ministro de Trabajo, Yannis Vrutsis, tras cinco horas de negociaciones con el equipo económico de su Gobierno sobre los puntos del paquete que aún quedan por acordar.

Vrutis agradeció a los líderes de los dos partidos socios de la coalición gubernamental, Evángelos Venizelos (del socialista Pasok) y Fotis Kuvelis (del izquierdista Dimar), por su contribución.

Antes de la reunión del Eurogrupo prevista para el 12 de noviembre, Atenas debe tener aprobado ya por el Parlamento el acuerdo definitivo con los representantes de la tríada de acreedores externos (troika) formada por la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Debemos correr contrarreloj para estar listos hasta el 12 de noviembre. El problema más grave es el retraso en la adopción de las reformas estructurales", reconoció el ministro de Finanzas, Yannis Sturnaras, al diario Kacimerini de este domingo.

El gobierno griego ha acordado con la troika la adopción de medidas de ahorro para 2013 y 2014 de 13.500 millones de euros, de los cuales 9.000 millones podrían ser recortes de los salarios de los funcionarios y del personal de la empresas públicas, las pensiones y de las ayudas sociales, que quedan prácticamente eliminadas.

Otros 2.000 millones deben recaudarse mediante aumentos de impuestos, mientras que 1.500 millones se ahorrarán con reformas del sector público.

Según el semanal To Vima, los recortes a los salarios en las empresas públicas oscilarán entre el 2 y el 35 por ciento. Además se establece un salario máximo de 1.900 euros mensuales.

To Vima asegura hoy que las pensiones se reducirán entre un 3 y un 12 por ciento, al tiempo que se eliminarán las dos pagas extraordinarias que aún cobran los jubilados y se elevará en 2 años la edad de jubilación.

Entre las medidas para las que aún no se ha logrado un acuerdo, está la eliminación de los subsidios de matrimonio para los que perciben el salario mínimo, la fuerte reducción de las indemnizaciones por despido y la eliminación de los aumentos salariales por antigüedad.

También sigue sin acuerdo la congelación de los salarios hasta que el índice de desempleo se sitúe a menos del 10 por ciento de la población activa, condición exigida por la troika y cuestionada en el Gobierno griego.

Asimismo, falta acuerdo sobre el requisito de los acreedores de despedir a 15.000 funcionarios este mismo año y liberalizar varias profesiones, así como sobre el compromiso de adoptar de forma automática recortes adicionales si el Gobierno no alcanza los objetivos presupuestarios previstos.