El campeonato del mundo de motociclismo guardó un minuto de silencio por el fallecimiento del español Ginés Guirado, propietario junto al restaurador Carlos Arguiñano de la escudería Argiñano de Moto2, en la que este año se encuentra el piloto Ricky Cardús.

Tras finalizar los entrenamientos libres de MotoGP, previos al inicio del Gran Premio de Malasia, se guardó un minuto de silencio en la entrada del taller del equipo, el número 29, con la práctica totalidad de los integrantes españoles que viajan a los grandes premios de motociclismo.

Jorge Lorenzo, que saludó a todo el equipo sin quitarse el mono de cuero tras sus entrenamientos libres, y Dani Pedrosa o Aleix Espargaró, entre los pilotos de MotoGP, Marc Márquez y Pol Espargaró entre los de Moto2, con Ricky Cardús al frente de todo el equipo, y Álex Rins o Álex Márquez entre los de Moto3, encabezaron un sentido y multitudinario homenaje de un minuto de silencio a las puertas del taller del equipo.

Ginés Guirado comenzó su carrera profesional como mecánico en la década de los ochenta, en la que formó un trío ambicioso junto a Antonio Cobas y Jacinto Moriana en la escudería JJ Cobas, que tuvo su momento álgido con el título mundial de 125 c.c. conseguido por Álex Crivillé en 1989.