El púgil argentino Omar Narváez retuvo esta madrugada el título de peso supermosca de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) al derrotar por nocáut técnico en el undécimo asalto al mexicano Johnny García.

El combate, que tuvo lugar en el estadio Luna Park de Buenos Aires ante unos 5.000 espectadores, había sido aplazado el miércoles pasado a causa del fallecimiento del padre del boxeador local, quien ante García defendió por quinta vez la corona.

El mexicano complicó al campeón, de 37 años, en los primeros asaltos, pero fue neutralizado por la contundencia de éste con sus certeros golpes a la zona alta.

En el séptimo Narváez derribó a García y pasó a dominar con amplitud la pelea, en la que el mexicano demostró más carácter que virtudes técnicas para sobrellevar un desarrollo que, a esas alturas, le era desfavorable.

El árbitro puertorriqueño Roberto Ramírez Júnior descontó un punto al mexicano por un cabezazo en el octavo capítulo y después de tres caídas en el undécimo determinó la victoria de Narváez, quien dedicó la victoria a la memoria de su padre.

Narváez logró el título de peso mosca de la OMB hace diez años, y lo defendió en 16 ocasiones, con lo cual superó el récord de su compatriota Carlos Monzón (14), y pasó a la categoría supermosca, cuyo título obtuvo en mayo de 2010 al derrotar al nicaragüense Everth Briceño.