Casi 4,5 millones de personas están habilitadas para votar el domingo en las elecciones regionales del inestable País Vasco español y en la zona noroccidental de Galicia.

El jefe de gobierno Mariano Rajoy no ha revelado en su campaña si buscará un rescate económico internacional para España, aunque la mayoría de los españoles consideran que es inevitable.

Con 2,7 millones de votantes, Galicia suele ser un bastión del Partido Popular y allí nació Rajoy, por lo que una derrota de ese partido lo sacudiría a nivel regional y nacional.

Es probable que aproximadamente 1,8 millones de electores vascos expulsen a la líder socialista Patxi López de la legislatura de 75 escaños en la próspera región norteña fronteriza con Francia. El País Vasco lleva décadas siendo afectado por actos de violencia separatista.

La mayor parte de los observadores creen que Rajoy anunciará los detalles de un rescate internacional poco después de las elecciones.