El sanmarinense Alex de Angelis (FTR) se adjudicó una laboriosa victoria en el Gran Premio de Malasia de Moto2, marcado por la lluvia y por un error del líder del mundial, el español Marc Márquez (Suter) que impidió que se proclamase campeón del mundo.

Márquez se cayó en la decimotercera vuelta cuando rodaba en la séptima posición pero con el único piloto que todavía tenía opciones al título por detrás de él, pero despreció su ventaja al meterse en una pelea con el italiano Andrea Iannone (Speed Up), que le iba a superar y al frenar con la rueda delantera ésta se bloqueó y acabó por los suelos.

Ahora, Márquez tiene una ventaja de 48 puntos respecto a Pol Espargaró y deberá esperar hasta el próximo fin de semana, en Australia, para proclamarse campeón del mundo.

Tras el espectacular chaparrón que obligó a retrasar la salida de Moto2 para que el circuito drenase toda el agua caída, se procedió a dar la salida de una carrera declarada en mojado y en la que como era obvio sus principales protagonistas se lo intentaron tomar con calma en las primeras vueltas.

Aunque Pol Espargaró (Kalex) salió desde la mejor posición de la formación de salida al llegar a la primera frenada, la de final de recta, se lo tomó con cierta calma y por el exterior intentó adelantarle el japonés Takaaki Nakagami (Kalex), que salía desde la segunda línea, pero su ímpetu se estrelló directamente contra el suelo mientras por el interior varios pilotos superaban al español.

Al término del primer giro y tras muchos cambios en la cabeza, de carrera, caídas como las del belga Xavier Simeon o el francés Johann Zarco, fue el español Julián Simón (Suter) el que pasó líder, seguido por el resto de pilotos que, en unas condiciones de la pista harto complicadas, sabían que podía aprovechar su oportunidad.

Pol Espargaró y Marc Márquez se lo tomaron con mucha calma, no así el australiano Anthony West (Speed Up), quien desde la séptima línea de la salida y siendo un auténtico especialista en agua comenzó a remontar posiciones para ascender hasta la sexta plaza en la segunda vuelta y ser cuarto en la siguiente.

Simón continuó mandando seguido por el sanmarinense Alex de Angelis (FTR), que una vuelta después de superó, mientras que el italiano Gino Rea (Suter), que había tomado la salida desde la octava línea, estaba a su rebufo.

Las condiciones de la pista, completamente mojada por la lluvia hicieron que el desarrollo de la carrera fuese una auténtica lotería por cuanto a su ganador se refería pero según pasaron las vueltas sí quedó claro que Marc Márquez iba camino del título mundial, pues su único rival y autor del mejor tiempo de entrenamientos, Pol Espargaró, se iba quedando poco a poco más atrás.

Tras Alex de Angelis, le correspondió la responsabilidad de marcar el ritmo al italiano Gino Rea mientras por detrás y para delirio de la afición local, el piloto invitado malayo Hafizh Syahrin (FTR), habitual del campeonato de España de velocidad, llegaba hasta ellos y en apenas una vuelta se ponía líder.

Vigésimo séptimo de entrenamientos, el piloto malayo se puso líder en la novena vuelta, a ritmo de récord, secundado por Rea y de Angelis, con Marc Márquez séptimo y Pol Espargaró undécimo, lo que le entregaba el título en bandeja al primero de ellos.

Al final el malayo se tuvo que conformar con la cuarta plaza, superado por la experiencia de sus rivales Alex de Angelis, Anthony West y Gino Rea.

La pugna que mantuvo Márquez con el italiano Andrea Iannone (Speed Up) por la séptima plaza le jugó una mala pasada en el decimotercer giro, en el que el líder del mundial se fue al suelo y aunque intentó regresar a la pista, su moto no arrancó y la consecución del título dependía del resultado de Pol Espargaró, quien tenía que acabar como máximo entre los doce primeros y ese puesto, el duodécimo, era el que ocupaba por entonces.

Pero Espargaró aún ganó una posición y cuando la dirección de carrera mostró bandera roja por las condiciones de la pista, sobre la que arreció la lluvia, Pol Espargaró era undécimo y el título de Márquez quedó pospuesto hasta Australia.

Julián Simón, que llegó a ser líder de la carrera y aguantó todo el tiempo sobre su moto, acabó en una más que meritoria quinta posición con Esteve "Tito" Rabat décimo, Espargaró undécimo, Toni Elías (Kalex) en la decimotercera posición y Axel Pons (Kalex) y Ricky Cardús (AJR) tras él.

HASH(0x8698a14)

Juan Antonio Lladós