Un nuevo partido francés que se define como centrista y europeísta, la Unión de Demócratas e Independientes (UDI) liderada por el exministro Jean-Louis Borloo, celebró hoy su asamblea fundacional, con la ambición de encabezar la oposición al Gobierno de izquierdas y de aliarse con la derecha.

"Somos independientes, totalmente independientes" pero al mismo tiempo "tenemos vocación de formar una coalición con la derecha republicana", explicó Borloo en una entrevista radio-televisada por "RTL" y "LCI" al ser preguntado cómo se encajará en el actual sistema de partidos de Francia.

Borloo se mostró convencido de poder atraer a los demócrata-cristianos, a los radicales de derechas pero también "el centro izquierda" y "los decepcionados del Partido Socialista": "en realidad vamos a reunir a una gran parte de los franceses".

Aseguró que la UDI reúne "todas las familias centristas", que habían sido la fuerza política más importante del país cuando estaban reunidas en la Unión para la Democracia Francesa (UDF) en el tiempo del expresidente francés Valéry Giscard d'Estaing (1974-81), que hoy participó en la asamblea fundacional de la formación.

Borloo, que se jactó también de haber recibido el apoyo de la exministra de Giscard d'Estaing Simone Weil, dijo que el nuevo partido es el único verdaderamente europeísta en Francia.

Para ilustrarlo, afirmó que están a favor de la creación de un ministro europeo de Finanzas, de una regulación única para la banca, de "una Europa de la competición" y de "una tasa de carbono" en las fronteras de la UE.

El que fuera ministro de forma consecutiva de 2002 a 2010 durante las presidencias de los conservadores Jacques Chirac y Nicolas Sarkozy, justificó su ruptura con el partido creado por este último en 2002 y en el que él mismo había sido miembro fundador con el argumento de que "la sociedad ha evolucionado".

La emergencia de este partido centrista, que pretende recoger la herencia de una UDF muy fragmentada por la política llevada a cabo por su líder, François Bayrou, se produce en plena campaña de las primarias de la Unión por una Mayoría Popular (UMP), en las que se están disputando su liderazgo el que fuera primer ministro de Sarkozy, François Fillon, y su exministro Jean-François Copé.