El papa Benedicto XVI expresó hoy su preocupación por las inundaciones en el Santuario Mariano de Lourdes (Francia), debidas a las lluvias caídas en las ultimas horas, que han anegado la Gruta de las Apariciones.

La preocupación la expresó al final de la misa que ofició en la plaza de San Pedro del Vaticano ante más de 80.000 personas, en la que proclamó siete nuevos santos, entre ellos una monja española y un seglar francés.

"Pienso en Lourdes, afectada por el desbordamiento de las aguas del río Gave de Pau, que ha inundado la Gruta de las Apariciones", dijo el papa, que pidió a Virgen que proteja a los misioneros y misioneras, sacerdotes, religiosos y seglares "que en todas las partes del mundo esparcen la semilla del Evangelio".

Benedicto XVI pidió a los fieles que recen por el Sínodo de obispos que se celebra en el Vaticano desde el pasado día 7 para la Nueva Evangelización.

Además de inundaciones en el santuario de Lourdes y en la Gruta de las Apariciones, las lluvias torrenciales que cayeron en las últimas horas en esa zona de los Pirineos franceses obligaron a evacuar a varios centenares de peregrinos de sus hoteles.