Al menos diez personas murieron hoy y varias resultaron heridas por la explosión de un coche bomba en el barrio de mayoría cristiana de Bab Toma, en el casco histórico de Damasco, informaron fuentes oficiales a Efe.

Las fuentes señalaron que la explosión del artefacto, colocado en los bajos del vehículo, tuvo lugar cerca de una comisaría de Policía en este distrito.

Los accesos al lugar, adonde han llegado varias ambulancias, han sido cercados.

La cadena de televisión gubernamental aseguró que se trata de un "atentado terrorista".

Este ataque coincide hoy con la presencia en la capital siria del enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Lajdar Brahimi, que se entrevistó con el presidente Bachar al Asad.

Brahimi visita Siria para plantear a las partes del conflicto su propuesta de tregua durante la fiesta musulmana del Sacrificio, que comenzará el próximo viernes.

La crisis que vive este país desde marzo de 2011 ha causado hasta la fecha unos 25.000 muertos, mientras que unos 2,5 millones de personas necesitan ayuda humanitaria y más de 250.000 se han refugiado en países vecinos, según Naciones Unidas.