La frustración de la derrota sufrida la pasada semana ante los Packers de Green Bay, que les costó quedarse sin el invicto, quedó atrás para los Texans de Houston, que volvieron al camino del triunfo de forma brillante al imponerse por 43-13 a los Ravens de Baltimore en clásico de líderes de división de la Conferencia Americana (AFC).

Esta vez de nuevo el ataque de los Texans, tanto por tierra como por aire, funcionó y su defensa volvió a ser eficaz y segura ante un rival que llegó con bajas importantes por lesión para competir en la séptima semana de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

El mariscal de campo Matt Schaub hizo dos envíos de anotación para reencontrarse con la mejor dirección en el juego del equipo, concluyó el partido con 23 pases completados de 37 y no le interceptaron ninguno para dejar en 100,7 su índice pasador, comparado al 45,4 que tuvo Joe Flacco, de los Ravens.

Mientras que el corredor estelar Arian Foster hizo 19 acarreos para 98 yardas y fue durante todo el partido la gran pesadilla de la defensa de los Ravens.

El esquinero Johnathan Joseph regresó una interceptación de 52 yardas para anotación y los Texans se pusieron con marca de 6-1, la mejor de la AFC, en lo que fue la primera victoria que han tenido ante los Ravens en siete enfrentamientos entre ambos equipos.

El defensivo Antonio Smith brilló en la defensa de los Texans con dos derribos sobre Flacco, y su compañero J.J. Watt fue el que generó el rebote del balón del pase dado por el mariscal de campo de los Ravens para que Joseph completase la interceptación y lograse una anotación.

El trabajo de la defensa de los Texans no tuvo nada que ver con el pobre rendimiento que mostraron el pasado domingo ante el mariscal de campo de los Packers, Aaron Rodgers, al que le permitieron dar seis pases de anotación.

Flacco no tuvo su mejor día y le hicieron dos interceptaciones además de verse cuatro veces por el suelo ante la presión de la defensa de los Texans.

La vuelta a la alineación de los Ravens de Terrell Suggs, el Jugador del Año del 2011, que vio acción por primera vez en lo que va de temporada, lo dejó con una aportación de un derribo y tres placajes, que no fueron suficientes para evitar la segunda derrota del equipo de Baltimore (5-2) en lo que va de competición.

Suggs regresó recuperado de la operación del talón de Aquiles del pie derecho a que fue sometido el pasado mayo.