Un menor de edad murió y nueve comunidades quedaron incomunicadas en Honduras debido a las lluvias que azotan diversas regiones del país centroamericano, informaron hoy fuentes oficiales.

Un teniente del Cuerpo de Bomberos, David Velázquez, dijo a periodistas que el joven, identificado como Dailyn Adán Andino, de 15 años, quedo atrapado entre los escombros de su casa de ladrillo, con techo de zinc, que fue aplastada por el derrumbe de una ladera.

El hecho se registró el viernes en la noche en la colonia Rafael Leonardo Callejas, que se localiza en el extremo norte de Tegucigalpa, donde hay fallas geológicas y con alguna frecuencia se producen deslizamientos de tierra.

Los bomberos lograron rescatar con vida a otros cuatro miembros de la misma familia, entre ellos una mujer embarazada, añadió Velázquez.

Las principales inundaciones ocurrieron en el municipio La Libertad, del departamento central de Comayagua, donde al menos nueve comunidades están incomunicadas, dijo a periodistas el regidor (concejal) municipal de la zona, Carlos Chavarría.

Las localidades incomunicadas son Los Laureles, El Cantón, San Antonio, El Filo, Goteras, Las Lajas, San Luis Esquías y La Trinidad, agregó la fuente.

Las inundaciones también causaron daños a carreteras debido al desbordamiento de los ríos Salitroso y Frío, así como la suspensión del suministro de energía eléctrica y daños en medio centenar de viviendas.

La temporada lluviosa en Honduras, que comenzó en mayo pasado, había dejado hasta septiembre pasado al menos 16 personas muertas, según datos de la estatal Comisión Permanente de Contingencias (Copeco).

En Tegucigalpa se esperan más lluvias para hoy y mañana, advirtió la Copeco, quien además pidió a los pobladores que viven en zonas de riesgo que no se expongan y que busquen un sitio seguro para proteger su vida.

Los meses de septiembre, octubre y noviembre son los más lluviosos en Honduras, país que además todos los años está bajo la amenaza de huracanes y tormentas tropicales que se forman en el Caribe.