Goya. Impresiones Eternas", es el título de la exposición de grabados organizada para conmemorar el 50 aniversario del Museo Enrique Larreta, el único de arte español de Buenos Aires.

La muestra, que será inaugurada hoy, reúne alrededor de medio centenar de grabados originales procedentes de los fondos del museo y de colecciones privadas que han colaborado en este homenaje.

La exposición trata de ofrecer un "enfoque panorámico" del trabajo de Francisco de Goya y Lucientes (1746-1828), un genio universal que inauguró la "modernidad" en el arte y logró retratar a la sociedad de la época con una mirada crítica que conserva su vigencia, explica a Efe la comisaria Patricia Nobilia.

A través de cinco series de grabados, el visitante se adentrará en la obra del pintor español y en su tiempo.

En "Caprichos" se topará con la vanidad y la corrupción de la sociedad de la época; en "Desastres de la guerra", con una prueba del horror y la crueldad de las contiendas; en "Tauromaquia", la pasión y el drama de la fiesta taurina y en "Disparates", la fusión de la fantasía y el misterio.

Además, el museo presenta la serie "Pinturas de Velázquez" con la que Francisco de Goya comenzó a indagar en la técnica del grabado.

"Goya retrató a la sociedad de la época y fue testigo de las grandes transformaciones políticas y culturales de España, y si bien fue pintor de cámara del rey, nunca dejó de impregnarse de la cultura popular", recuerda Nobilia.

"Cada una de las imágenes de Goya tiene vigencia, es atemporal y universal", continúa la especialista, para quien esta exposición confirma que "Goya está más vivo que nunca".

La vigencia de su obra y la importancia de Francisco de Goya fueron determinantes para elegir sus grabados en la conmemoración del 50 aniversario del museo, apunta por su parte Mercedes de Pablo, directora de la institución.

"Goya hizo una crítica de su tiempo y consideramos que sigue vigente en la sociedad contemporánea", añade De Pablo, convencida de que el contenido de la exposición constituye un estímulo para los visitantes.

"Hay que estimular el pensamiento crítico; la gente debe saber interpretar y traducir aquellas cosas que Goya criticaba y traerlas a la actualidad", afirma la directora del Museo Larreta, creado para difundir la herencia cultural española en la capital argentina.

Un objetivo que la exposición cumple sobradamente porque, como señala Mercedes de Pablo, "investigando el pasado aprendemos a conocer mejor el presente y lo proyectamos al futuro".

Para profundizar en la figura de Francisco de Goya, junto a la exposición de grabados, el Museo Larreta ha programado hasta el próximo 20 de noviembre muestras de abanicos, de trajes goyescos, conferencias, un ciclo de cine sobre el artista -que incluye "Goya en Burdeos" y "Los fantasmas de Goya"- y un taller de arte infantil.

Creado en octubre de 1962, el museo ocupa la residencia que habitó el escritor Enrique Larreta (1873-1961), considerado uno de los grandes autores del modernismo argentino.

La colección que dio origen al centro, en el barrio porteño de Belgrano, estaba formada por esculturas de madera policromada del Renacimiento y el Barroco, retablos, pinturas, mobiliario y artes decorativas y se enriqueció a mediados de la década de los setenta con donaciones de otros museos de la ciudad.