Un empleado de una tienda 7-Eleven en Brooklyn fue despedido luego que él y otros dos compañeros quedaron grabados en video cuando le arrancaban a tirones la ropa a un hombre que sospechaban era un ladrón de mercancía.

El video fue grabado por un cliente el miércoles y se le cargó rápidamente a internet.

El incidente dio inicio cuando dos empleados llevaron a la fuerza al hombre de regreso a la tienda y continuó mientras trataban de someterlo.

Durante el forcejeo, su camiseta se rompió, se le cayeron los pantalones y quedó en ropa interior. Un trabajador pareció morder el hombro del presunto delincuente. Otro intentó levantarlo jalando sus calzoncillos.

El hombre no paraba de gritar "¡No traigo nada, hombre!", mientras algunos clientes asombrados reían y otros pedían a gritos a los empleados que lo dejaran ir.

"Que alguien llame a la policía. Esto es ridículo", se escucha que un cliente grita en el video.

Una portavoz de 7-Eleven dijo a los reporteros que la cadena consideró el video atroz. La compañía despidió a uno de los empleados y enviará a nuevas sesiones de capacitación a los otros dos.

La policía informó que el sospechoso de antemano era buscado por otro caso. El hombre enfrenta cargos que incluyen robo y agresión.