El técnico de Manchester United, Alex Ferguson, criticó el sábado a Rio Ferdinand por no usar una camiseta que promovía una campaña contra el racismo. Dijo que la decisión del defensor "me resulta embarazosa" e insinuó que podría merecer una acción disciplinaria.

Futbolistas de toda Inglaterra vistieron las camisetas durante su calentamiento de rutina para los partidos de liga como parte de una campaña de dos semanas de Kick It Out, un organismo antidiscriminatorio que ha despertado conciencia por cuestiones como el racismo desde la década del 90.

Pero Ferdinand no se calzó la camiseta antes del triunfo de United sobre Stoke por 4-2, en protesta por lo que consideró falta de reacción de Kick It Out durante recientes casos notorios de racismo. Ferguson había indicado el viernes que el zaguero no boicotearía la campaña.

"En la conferencia de prensa de ayer hablé con la prensa al respecto", dijo Ferguson. "Para mí es embarazoso. Hay que hacer algo, sin duda alguna".

Ferguson agregó en una entrevista con el canal de televisión de United que el jugador "nos falló".

"Lo hicimos en apoyo de la Asociación de Futbolistas Profesionales y todos los jugadores en el país debieron haberse adherido", agregó el técnico.

El defensor John Terry, de Chelsea, fue suspendido recientemente por cuatro partidos por abuso racial contra el hermano de Ferdinand, Anton, durante un partido de liga.

En otro caso, el delantero Luis Suárez, de Liverpool, fue suspendido por ocho partidos por insultos raciales reiterados a Patric Evra, zaguero del United.

Ferdinand no fue el único futbolista que se negó a usar la camiseta de Kick It Out el sábado.

El delantero Jason Roberts, de Reading, concretó su amenaza de boicotear la campaña, pero recibió apoyo de su técnico.

"Jason tiene una posición tomada y la respeto", afirmó Brian McDermott. "Para él fue importante".

La medida de dos semanas de Kick It Out comenzó el jueves y se prolongará hasta el 29 de octubre.