Los candidatos a vicepresidente de EE.UU., Joseph Biden y Paul Ryan, tomaron hoy las riendas de la campaña con nuevos guiños al voto femenino por parte del demócrata y la promesa del republicano de que si llega a la Casa Blanca enfrentará los problemas económicos del país.

Con el presidente y candidato a la reelección, Barack Obama, y su rival republicano, Mitt Romney, ausentes de la contienda mientras preparan su tercer y último debate del próximo lunes, el peso de ambas campañas recae este fin de semana sobre sus números dos a solo 17 días para las elecciones.

En un acto en un hangar del aeropuerto internacional de Pittsburgh (Pensilvania), el republicano Ryan dijo que si él y Romney ganan el 6 de noviembre no van a "eludir" cuestiones "difíciles", como el problema de la elevada deuda pública, y las van a enfrentar "antes de que se salgan de control", porque "eso es lo que hacen los líderes".

"La elección es la siguiente: ¿Limitamos el tamaño de nuestro Gobierno o limitamos el crecimiento de nuestra economía?", enfatizó Ryan, para quien es prioritario poner el gasto gubernamental "bajo control".

También atacó duramente las "equivocadas" políticas energéticas de Obama, afirmó que la gasolina cuesta hoy "más del doble" que hace cuatro años y sostuvo que en apenas un mes se han perdido más de 1.200 empleos vinculados con el carbón en estados como Pensilvania y Virginia por el cierre de plantas.

Las próximas elecciones significan decidir "cómo hacer crecer la economía" y el "significado" de Estados Unidos, porque "no vamos a transformar el país en algo que nunca quiso ser", aseveró Ryan.

Mientras, en otro acto en Saint Augustine (Florida), el vicepresidente Biden insistió hoy en la apelación al voto femenino que centró el mitin de Obama este viernes en la Universidad George Mason en Fairfax (Virginia).

Los republicanos "no creen que la mujer tiene derecho a controlar su cuerpo. Sobre la salud de las mujeres, quieren trasladar el control a las compañías de seguros", comentó Biden.

Según Biden, cuando a Romney se le preguntó en el debate con Obama del pasado martes en la Universidad Hofstra de Nueva York sobre la igualdad salarial no respondió y, en su lugar, pronunció su ya famosa frase sobre los "archivadores llenos de mujeres".

No estuvo afortunado Romney en ese debate al defender su trabajo en favor de la igualdad de oportunidades cuando era gobernador de Massachusetts. "Fui a una serie de grupos de mujeres y les dije: '¿Nos pueden ayudar a encontrar gente?', y nos trajeron archivadores enteros llenos de mujeres", explicó.

Biden recuperó hoy el término "romnesia", acuñado por Obama para describir los cambios de postura de Romney sobre diversos temas, e indicó que parece ser algo "contagioso" porque, a su juicio, Ryan también está dando ahora una nueva explicación a su plan presupuestario para reducir el déficit.

El Partido Republicano de hoy "no es el de hace 10 ni 20 años", alertó Biden a los votantes al señalar que los "dos pilares" de los conservadores son bajar los impuestos a los más ricos y reducir el presupuesto del gobierno para programas sociales.

Por otro lado, la campaña republicana lanzó hoy un nuevo anuncio en el que critica las políticas sobre deuda, salud, energía e impuestos de Obama y afirma que el presidente está ofreciendo "más de lo mismo" para su segundo mandato.

Los demócratas, por su parte, anunciaron que a partir del próximo miércoles Obama hará una maratoniana gira de dos días por seis estados del país (Colorado, Nevada, Florida, Virginia, Illinois y Ohio) y llamará personalmente por teléfono a votantes indecisos desde el Air Force One.

Durante su parada en Chicago (Illinois) el jueves Obama votará en persona de manera anticipada y se convertirá en el primer presidente que acude a las urnas antes de la jornada electoral.

Más de 3,7 millones de estadounidenses ya han votado por adelantado y durante este fin de semana esa posibilidad se abrirá en siete estados más y en Washington, la capital del país.

Los expertos pronostican que entre un 35 % y un 40 % de los votantes ejercerá su derecho antes del día de las elecciones, frente al 30 % que emitió su voto por adelantado en 2008.

Tanto el presidente como su esposa, Michelle Obama, quien ya ha votado por correo, están animando a los ciudadanos a emitir su voto por adelantado, una opción que favoreció a los demócratas frente a los republicanos en 2008.