John Terry fue sancionado con una multa récord por abuso racial de un adversario pero seguirá como capitán de Chelsea.

El presidente del Chelsea, Bruce Buck, dijo el sábado que quitar la capitanía al defensor internacional no sería castigo adecuado después de largas discusiones con las autoridades del club, incluso el propietario multimillonario ruso Roman Abramovich.

"John seguirá siendo capitán del club", dijo buck a la radio talkSPORT. "Hemos tomado una acción disciplinaria y creemos que es adecuada a las circunstancias".

Terry se disculpó el jueves por usar lenguaje inadecuado durante un enfrentamiento fuera de la cancha con Anton Ferdinand en un clásico londinense contra Queens Park Rangers en octubre y decidió no objetar la suspensión y multa récord por 220.000 libras (350.000 dólares) impuesta por la Asociación del Fútbol por el incidente.

Pero Terry siempre ha insistido que simplemente había repetido una acusación de racismo que le endilgó Ferdinand. Fue absuelto en un tribunal penal de abuso racial a Ferdinand, aunque la asociación del fútbol decidió abrir su propio proceso.

"Hemos tenido en cuenta antes que nada que un tribunal penal lo halló inocente", dijo Buck. "Por supuesto también notamos la decisión de la Asociación del Fútbol y por cierto respetamos esa decisión".

Buck aclaró que Terry no recibirá una suspensión adicional por parte de Chelsea.