Miles de filipinos católicos ultimaban hoy los preparativos para celebrar la canonización de Pedro Calungsod, que se convertirá mañana en el segundo santo del país, promovido como patrón de la juventud.

Varias iglesias del país acogerán a miles de fieles para seguir la retransmisión que las principales cadenas de televisión darán en directo de la ceremonia, que tendrá lugar en la plaza San Pedro del Vaticano.

Una delegación de la Iglesia Católica de Filipinas, junto a unos 5.000 filipinos, se desplazaron hasta Roma para presenciar como el papa Benedicto XVI santifica a Calungsod, un misionero asesinado en 1672 en la isla de Guam, en el Pacífico, mientras intentaba convertir a los locales.

La Corporación Postal de Filipinas presentó un sello conmemorativo dedicado a la canonización del santo del cual se pondrá en circulación el lunes una edición limitada de 50.000 ejemplares.

"Será un día de una gran alegría espiritual y de orgullo nacional no solo para los filipinos católicos sino para todos aquellos que consideran a Filipinas su hogar", dijo hoy la portavoz del Palacio Presidencial, Abigail Valte, a la emisora dzRB.

Calungsod, beatificado en 2000 por el papa Juan Pablo II, será el segundo filipino en convertirse en santo tras Lorenzo Ruiz, un misionero asesinado en Japón en 1637, canonizado por el Vaticano en 1987.

Cerca del 80 % de los 94 millones de habitantes se declara católico en Filipinas, el único país de Asia donde esta religión es mayoritaria.