El Real Madrid sumó su quinta victoria en los últimos seis partidos al ganar el sábado por 2-0 al Celta de Vigo en calidad de local, y puso presión al Barcelona y el Atlético de Madrid en la clasificación de la liga española de fútbol.

El argentino Gonzalo Higuaín a los 11 minutos y Cristiano Ronaldo (67), de penal, marcaron por el Madrid, que acumula 14 unidades por la octava fecha del campeonato y queda a cinco del Barsa, que cierra la jornada en cancha del Deportivo La Coruña.

El Atlético, que comparte liderato también con 19 puntos, juega el domingo en cancha de la Real Sociedad.

En partido anterior, el Málaga ganó por 2-1 al Valladolid, que se había adelantado por vía de Manucho (9). Pero Isco Alarcón (37) niveló para el conjunto del chileno Manuel Pellegrini, y Joaquín Sánchez (87) culminó la remontada al poco de errar el lanzamiento de un penal.

En duelo de banquillos argentinos entre Mauricio Pellegrino y Marcelo Bielsa, el primero se impuso pues el Valencia ganó 3-2 al Athletic de Bilbao gracias a un tanto en el último minuto del paraguayo Nelson Valdez. Aritz Aduriz (19 y 30) había adelantado previamente a los bilbaínos. Roberto Soldado (26) y el argentino Tino Costa (88) también anotaron por los locales.

El Madrid controló el partido frente a un Celta timorato que cedió el control del balón y se sometió al acoso local, que empezó con un cabezazo a balón parado de Sergio Ramos y encontró el premio del gol de Higuaín en un centro que aparentemente rozó en Hugo Mallo y se envenenó rumbo al fondo de la red.

Ramos y Cristiano malgastaron remates en boca de gol ante el desajuste defensivo del Celta, que alcanzó la segunda mitad con posibilidades pese a un disparo al travesaño de Cristiano y una sola intervención del madridista Iker Casillas ante Iago Aspas.

El timonel José Mourinho dio entrada al argentino Angel Di María por Kaká y el Madrid forzó la marcha. Cristiano cabeceó fuera un gran centro de Michael Essien y eligió mal un pase cuando estaba solo ante Sergio Alvarez. Pero el portugués no falló en la ejecución de un penal cometido por el argentino Gustavo Cabral sobre Mesut Oezil, colocándose provisionalmente como máximo cañonero del campeonato con nueve dianas.

Casillas frustró el gol del honor de Park Chu-Young con una gran intervención.

El Valladolid certificó su reputación de equipo aseado con un primoroso inicio de partido en que apenas concedió espacios a un Málaga destemplado, y cobró ventaja después que Manucho empalmara a la red un rechace de Jesús Gámez a disparo de Patrick Evert.

Pero el Málaga dio un paso adelante antes del descanso, nivelando con un zapatazo de Isco al límite del área, ajustado al poste, imposible para Dani Hernández.

El tramo final fue cruel con el Valladolid, que sufrió la expulsión de Manucho y un penal señalado a Sereno por derribo sobre el argentino Javier Saviola. Joaquín desaprovechó la pena máxima mandando el balón a la grada, pero se redimió poco después anotando el gol de la victoria, en doble remate sobre Hernández.

"Nos faltó creatividad pero mantuvimos la concentración y tuvimos más ocasiones. Era muy importante conseguir estos tres puntos de cara al partido con el Milan (el miércoles por la Liga de Campeones)", dijo Pellegrini.

El Valencia pudo adelantarse en Mestalla, pero Soldado encontró el poste en un mano a mano con Gorka Iraizoz y el arquero del Athletic atajó remates de Jonathan Viera, el argentino Fernando Gago y Abdul Rami, antes que los visitantes anotaran con un zurdazo de Aduriz.

Soldado puso la igualdad al convertir un penal por mano de Borja Ekiza, y Aduriz restableció la ventaja del equipo de Bielsa. Pero la expulsión de Ander Herrera fue un lastre para el Athletic, que encajó el gol de Costa a poco del final y el de Valdez, de imponente cabezazo, sobre la bocina.