El índice de desempleo disminuyó el mes pasado en casi todos los estados que determinarán al ganador de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, un nuevo argumento para que el mandatario Barack Obama pida a los electores que le den su voto en unos comicios enfocados en la economía.

Sin embargo, los descensos en las tasas fueron modestos. Por el momento se desconoce cuánto influirán en los electores que todavía sopesan si votarán por el candidato republicano Mitt Romney o le darán otros cuatro años más al demócrata Obama.

Los datos estatales, anunciados el viernes por el Departamento del Trabajo, proporcionan una de las últimas visiones generales sobre la situación de la economía estadounidense antes de las elecciones a efectuarse en poco más de dos semanas.

Los votantes recibirán una actualización más sobre la tasa nacional de desempleo unos días antes de los comicios. Pero los datos estatales tienen gran importancia para los equipos de campaña de Obama y Romney, los cuales consideran que la impresión de los estadounidenses sobre la economía se forma principalmente con base en la situación local, más que en la nacional.

En Ohio, tal vez el estado más decisivo tanto para Obama como para Romney, el índice de desempleo se redujo en septiembre de 7,2% a 7%, por debajo del promedio nacional de 7,8%.

"Supe de mucha gente que fue despedida y ya está trabajando", dijo el bombero Matt Sparling, que radica en Parma Heights, Ohio, y simpatiza con Obama. "Así, algo bueno está ocurriendo aquí".

El equipo de Obama espera que el presidente reciba crédito por la mejoría en la economía de Ohio, sobre todo por el rescate a la industria automotriz, que tiene una amplia presencia en el estado.

Pero Romney tiene también la oportunidad de apoyarse en la economía de esa entidad, la cual perdió casi 13.000 empleos en septiembre y la disminución en su tasa de desocupación se debió posiblemente en parte a las personas que salen del mercado laboral.

Obama se abstuvo de mencionar el viernes las cifras estatales de desempleo durante un acto de campaña en Virginia, uno de los dos estados cruciales en los que la tasa no disminuyó, aunque permaneció en el nivel relativamente bajo de 5,9%.

Animado en torno a otros temas, Obama bromeó ante un grupo de simpatizantes en la Universidad George Mason que un caso de "Romnesia" le impedía a Romney recordar sus propias posiciones políticas sobre los servicios públicos de salud y la energía, entre otros asuntos.

"Se le está olvidando cuáles son sus propias posiciones, y está apostando a que también se les olvide a ustedes", afirmó Obama. "Tenemos que ponerle un nombre a este problema de salud por el que está pasando. Creo que se llama Romnesia".

Romney y su compañero de fórmula, Paul Ryan, encabezaron un encuentro proselitista en la ciudad de Daytona Beach, Florida, donde una bulliciosa multitud celebró la acusación de los candidatos de que Obama lleva a cabo una campaña centrada en temas de poca importancia y carente de una agenda para su segundo mandato.

"Se han reducido a ataques nimios y a juegos bobos de palabras", dijo Romney, y señaló que su adversario sigue hablando de "cosas cada vez menores".

___

Rugaber informó desde Washington. Los periodistas de The Associated Press Nedra Picker en Washington, Ken Thomas en Fairfax, Virginia, Kasie Hunt en Daytona Beach y Emery Dalesio en Raleigh, Carolina del Norte, contribuyeron en la información.

___

Gráfico interactivo:

http://hosted.ap.org/interactives/2012/elecciones-EU/