Un hombre que dice ser el ex vocero de Moamar Gadafi presentó una grabación de audio negando que fue capturado y diciendo que se encuentra fuera de Libia.

La grabación colocada el sábado en la página de Facebook de Moussa Ibrahim desmiente las aseveraciones del gobierno de que fue arrestado a las afueras de la asediada ciudad libia de Bani Walid.

La oficina del primer ministro interino dijo en un comunicado que Ibrahim, quien se convirtió en el rostro internacional del régimen del fallecido dictador Gadafi en sus últimos meses, fue capturado cuando intentaba huir de Bani Walid.

La grabación de audio no pudo ser verificada de inmediato.

La aldea ha sido escenario de intensos combates entre las fuerzas progubernamentales y los insurgentes parapetados en el antiguo bolsón de Gadafi.

La violencia estalló periódicamente el año pasado en Bani Walid, la aldea más importante de Libia que resiste a las nuevas autoridades del país desde que concluyó la guerra civil el año pasado.

Ibrahim era, de confirmarse su captura, la figura más conocida del antiguo régimen que permanecía prófuga desde que Gadafi murió a manos de los insurgentes en su aldea natal de Sirte el 20 de octubre del 2011, tras 8 meses de guerra civil.

"Es ahora transportado a Trípoli para que pueda comenzar la investigación oficial", dijo el comunicado de la oficina del primer ministro.

La declaración agregó que la captura ocurrió en uno de los controles fuera de Bani Walid, donde la lucha no ha cesado en los últimos cuatro días, en los intentos gubernamentales de recuperar la ciudad.

Los combatientes de la milicia progubernamental Escudo de Libia han cercado la aldea, a unos 140 kilómetros (90 millas) al sudeste de Trípoli, desde hace varias semanas, tras culpar a los residente de la muerte de un conocido adversario de Gadafi. El miércoles atacaron la aldea con morteros y artillería y lanzaron luego un asalto tras anunciar que habían fracasado las negociaciones para entregar al culpable del homicidio.

Los residentes de Bani Walid dijeron que las fuerzas progubernamentales, en su mayoría milicianos que derrocaron a Gadafi hace un año, cañonean la aldea de forma indiscriminada.