El presidente Rafael Correa aseguró el sábado que está listo el proyecto de ley económica urgente que remitirá la próxima semana a la Asamblea Nacional para incrementar de 35 a 50 dólares un bono que entrega mensualmente a más de un millón de personas pobres, financiado con las ganancias de las instituciones del sistema financiero.

Correa tomó la decisión luego de que su eventual contrincante en las próximas elecciones, el ex banquero Guillermo Lasso, anunció en declaraciones a la prensa que uno de sus objetivos sería el de incrementar el bono de desarrollo humano a 50 dólares.

"No lo hacía yo para que no nos digan demagogos, (pero como) lo propuso la derecha, maravilloso, hay unanimidad, vamos a hacer algo histórico", dijo Correa en su programa de radio y televisión "Diálogo con el Presidente", en alusión a lo que denominó "la socialización de las ganancias del sistema financiero".

El mandatario señaló que la banca "está ganando más que nunca" con utilidades de unos 460 millones de dólares registrados en 2011.

Se hará "una de las redistribuciones de ingreso más espectaculares: traspasar cerca de 240 millones de dólares de la banca a los más pobres del país a través del bono de desarrollo humano", dijo.

Correa recordó la crisis bancaria de 1999 cuando más de 40 bancos cerraron y entró en vigencia la circulación del dólar en el país andino, tras el congelamiento de los depósitos de los ciudadanos en la banca privada.

Dijo que de 3.311 millones de dólares en depósitos, la banca devolvió 1.370 millones producto del cambio de moneda, sin que la diferencia pudiera ser saldada por el sistema financiero, "así se socializó la pérdida", sin embargo, hoy "vamos a socializar la ganancia", insistió.

Correa desestimó un excesivo pago de impuestos por parte de la banca que la víspera en un comunicado señaló que "ya aportan al estado aproximadamente 309 millones de dólares por concepto de impuestos, tasas y contribuciones, lo que representa casi el 80% de sus utilidades netas anuales (unos 390 millones), porcentaje significativo que limita la posibilidad de brindar un mayor aporte al crecimiento productivo del país".

Un comunicado de la Asociación de Bancos Privados del Ecuador añadió que dados dichos rubros, "no es admisible que el sector bancario asuma adicionalmente, el costo de cualquier proyecto gubernamental".

El proyecto anunciado por el gobernante con el carácter de económico urgente deberá ser aprobado, modificado o negado por la Asamblea Nacional en un plazo de 30 días, a partir de su presentación formal.