Cinco militares murieron y otros tres resultaron heridos cuando el vehículo en el que viajaban fue atacado con explosivos en una zona rural al suroeste del país, se informó oficialmente el sábado.

La emboscada contra la patrulla militar, atribuida a la cuadrilla 48 de la rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), se produjo el viernes por la noche en una vía rural que conduce al municipio de Puerto Asís, unos 540 kilómetros al suroeste de Bogotá, dijo en diálogo telefónico con The Associated Press el gobernador Jimmy Díaz.

Los rebeldes de "la cuadrilla 48 de las FARC atacaron con explosivos no convencionales a una patrulla militar que se movilizaba por la zona, asesinando a cinco de nuestros soldados y dejando tres más heridos", informó el Comando General del Ejército en un comunicado publicado en la jornada en su página de internet.

De acuerdo con la nota de prensa, unidades del Batallón de Selva número 55 adelantan operaciones para dar con los integrantes del comando guerrillero que atentó con un tipo de artefacto, aún desconocido, a los militares. Mientras que unidades del Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) de la Fiscalía General intentaba en la jornada llegar al lugar del hecho para recuperar los cuerpos de los uniformados muertos.

El presidente Juan Manuel Santos dijo en su cuenta de Twitter que "nuestros corazones están con las familias de los soldados que perdieron la vida en el vil ataque con explosivos ocurrido en el Putumayo".

El ataque contra la unidad militar se produjo días después que en Oslo, Noruega, equipos negociadores del gobierno Santos y del grupo guerrillero de las FARC instalaran oficialmente la mesa de diálogos con la que pretenden ponerle fin a un conflicto de casi medio siglo.