El tribunal deportivo de Brasil cerró el estadio Vila Belmiro de Santos porque una ambulancia no pudo entrar a la cancha cuando un futbolista sufrió una lesión grave en un partido por la liga brasileña.

El zaguero de Atlético Mineiro, Rafael Marques, se desmayó tras ser golpeado en la cabeza el miércoles en un partido contra Santos, y permaneció en el terreno durante casi 10 minutos porque la ambulancia no pudo entrar a la cancha ya que la entrada estaba bloqueada. Finalmente fue sacado del césped en una camilla.

El tribunal indicó que el estadio será abierto cuando Santos demuestre que realizó los cambios necesarios para permitir la entrada de ambulancias.

Marques pasó la noche en el hospital, pero fue dado de alta al día siguiente.