Las aspiraciones del campeón mundial Nueva Zelanda de igualar el récord de 17 victorias consecutivas en partidos internacionales se frustraron el sábado cuando debió conformarse con un empate de 18-18 con Australia en un encuentro decidido enteramente por penales.

Daniel Carter, astro de los All Blacks, falló un intento de drop gol en el sexto minuto de los descuentos desperdiciando la última oportunidad de su equipo de ganar y extender su racha de 16 victorias seguidas.

La racha victoriosa de Nueva Zelanda, que amenazó el récord de Sudáfrica de 1997 y 1998, empezó y terminó en el mismo escenario. Su última derrota en un encuentro internacional fue a manos de Australia en Brisbane en agosto del 2011, y sus triunfos consecutivos incluyeron su victoria el año pasado en la Copa Mundial.