El Gobierno argentino ordenó hoy, ante la falta de garantías, evacuar de "forma inmediata" a los tripulantes de la fragata retenida en Ghana por la demanda de un fondo especulativo y dejar a bordo sólo una dotación mínima, mientras confirmó que planteará el asunto ante las Naciones Unidas.

El canciller argentino, Héctor Timerman, anunció que la presidenta, Cristina Fernández, ordenó la evacuación "a fin de preservar la integridad y dignidad" de los 326 tripulantes de la fragata Libertad que se encuentran retenidos en el puerto ghanés de Tema desde el pasado 2 de octubre.

Según Timerman, el juez ghanés que ordenó la detención del buque ha prohibido también que se provea de combustible, lo que puede provocar un debastecimiento de energía que impida el funcionamiento del sistema contra incendios, las bombas de achique y el sistema de control de averías.

Además, la falta de combustible "impediría el funcionamiento de los generadores de energía que a su vez abastecen la cocina, cámaras frigoríficas que preservan los alimentos, baños, duchas, agua corriente y luz eléctrica".

El Gobierno argentino tomó la decisión de evacuar a los 326 tripulantes, entre los que hay ciudadanos de Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay, Venezuela, Ecuador, Bolivia y Sudáfrica ante el riesgo de que ocurra "una tragedia y la imposibilidad de contar con los elementos básicos de todo ser humano".

El canciller argentino afirmó que, como condición a la solicitud argentina para dejar sin efecto esa medida, el magistrado exigió que se llegue a un "acuerdo con el fondo buitre", pero advirtió que esa opción "es inaceptable para Argentina".

"A un acto que parecía un embargo comercial se le ha caído la careta y deja ver el poder de los fondos buitres", denunció Timerman, quien advirtió que ni el juez ni la parte demandante "lograrán torcer la voluntad" del pueblo argentino.

Timerman hizo responsables a las autoridades de Ghana de "todos y cada uno de los daños que sufra el buque escuela de la Armada argentina hasta su liberación".

La presidenta instruyó también al canciller a trasladarse a Nueva York, donde el lunes por la mañana "se reunirá con el presidente del Consejo de Seguridad, así como con todas aquellas comisiones que tratan las violaciones a los derechos humanos, los tratados internacionales y los delitos financieros".

El insólito conflicto que mantiene al buque escuela argentino en el puerto de Tema desde el pasado 2 de octubre ha precipitado hasta el momento la renuncia de cuatro altos cargos de la Armada argentina.

En un intento por destrabar el conflicto, Argentina ha recurrido incluso a los países que tienen marineros enrolados en la fragata, como Chile, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Venezuela, Brasil, Perú y Sudáfrica.

El buque zarpó el pasado 2 de junio desde el puerto de Buenos Aires para cumplir su anual viaje de instrucción y ha tocado, entre otros, puertos de Brasil, Surinam, Guyana, Venezuela, Portugal, España, Marruecos y Senegal.