Dos periodistas brasileñas han lanzado el libro "Marcha Madrilenha" que muestra las mil caras de la agitada vida nocturna de la capital española y traza paralelismos con la de Río de Janeiro.

El libro, publicado en la editorial Verve, es un compendio de la intensa experiencia nocturna de las periodistas Luciana Brum y Marina Gonçalves, que llegaron a Madrid a finales de 2009 y principios de 2010 respectivamente, y pretende ser una guía muy personal con consejos para los brasileños que quieran descubrir los lugares menos conocidos de esa ciudad.

Antes de visitar el Museo del Prado o la Puerta de Alcalá, las autoras se lanzaron a los bares de Malasaña, barrio del centro, símbolo de la noche alternativa y canalla de la ciudad, según han referido hoy a Efe.

"Todo empezó con una caña y nos dieron las cinco de la mañana", explica Gonçalves, que a su llegada a Madrid comenzó a colaborar con Brum en un blog sobre la noche madrileña que se convirtió en el germen del libro.

Juntas diseccionaron todos los garitos por los que se dejaron caer durante un año, con sus bebidas, comidas, clientes y ambientes.

"Nos sorprendió el estilo de vida español, suponíamos que sería más latino que en el resto de Europa, pero no tan parecido al modo de vida carioca", señala Brum.

Con capítulos titulados en "portuñol" como "Uma noite pija", "Café da manhã com churros" (desayuno con churros), "Ciganeando en Madri" (gitaneando en Madrid) y "O posto nove madrilenho", las periodistas, entonces estudiantes de postgrado, compararon las virtudes de la noche y el espíritu callejero madrileño con el de Río de Janeiro.

"Lavapiés, el barrio multicultural sería como nuestra Lapa, aunque menos bullicioso y el Templo de Debod lo más parecido a estar en la playa", ha aseverado Gonçalves durante la presentación del libro, cómo no, realizada de noche en un bar de Río.