Un artefacto explosivo colocado al lado de la cerca de separación entre Israel y la franja de Gaza estalló hoy causando daños a un vehículo militar israelí y a la valla fronteriza, aunque no produjo heridos, informaron a Efe fuentes del Ejército israelí.

La explosión se produjo al este de Deir al Balah, en la zona central de Gaza, y el Ejército no ha identificado por el momento a sus autores, aunque cree que se trataría de miembros de algunos de los grupos armados que operan en la franja, como la Yihad Islámica.

Los tanques israelíes abrieron fuego hacia la zona de donde se sospechaba que podía proceder el ataque, sin que se produjeran daños personales, indicaron las mismas fuentes.

En otro incidente ocurrido también hoy, barcos militares israelíes efectuaron disparos de aviso en dirección a un pesquero palestino en el norte de la costa de Gaza, sin que se produjeran daños personales, según informó a Efe una portavoz militar.

Según la portavoz, el barco se había desviado de la zona designada para pescar y no respondió a los avisos para regresar efectuados por los buques israelíes, por lo que éstos realizaron disparos intimidatorios al aire.

Debido al bloqueo naval de Israel en torno a la franja de Gaza, los palestinos sólo pueden pescar a un máximo de distancia de tres millas marinas de la costa.

Por otro lado, entre dos y cuatro hombres enmascarados entraron hoy en la base de Naftali del Ejército, en el norte de Israel, ataron a uno de los soldados y se llevaron cuatro fusiles M-16, según informó a Efe el portavoz militar Roni Kaplan.

La Policía Militar investiga lo sucedido. Según los primeros indicios, los autores contaron con ayuda desde el interior de la base para llevar a cabo el robo.

El Ejército israelí ha sufrido varios robos de armas de sus cuarteles en el pasado, por lo que ha decidido en los últimos años reducir el número de soldados que se llevan las armas a sus casas.