El gigante de la electrónica Sony prevé reducir 2.000 empleos en Japón a través de jubilaciones anticipadas este año fiscal, que termina en marzo de 2013, como parte de una reestructuración anunciada en abril que contempla un recorte global de 10.000 empleos.

En un comunicado, la multinacional nipona detalló que el programa de jubilaciones anticipadas se aplicará a Sony Corporation, Sony EMCS y otras filiales en Japón, además de en su sede principal en Tokio, donde para finales de este ejercicio se espera una reducción de personal del 20 %.

También informó de que a finales de marzo de 2013 cerrará una planta de Sony EMCS en Gifu (centro de Japón), cuyas operaciones de fabricación de lentes ópticas y servicios de telefonía móvil se trasladarán a otras dos instalaciones en el archipiélago nipón.

Estos movimientos forman parte del plan anunciado en primavera de reducir unos 10.000 empleos este ejercicio (cerca del 6 por ciento de su plantilla), de los que entre 3.000 y 4.000 se recortarán en Japón.

Además, la nueva estrategia de negocio de Sony prevé reforzar la división de electrónica a fin de dar un nuevo rumbo al grupo y dejar atrás cuatro años consecutivos de pérdidas.

Como parte de esa misma reestructuración, a finales del mes pasado la firma japonesa completó la venta de su división de productos químicos al Banco de Desarrollo de Japón (JDB, siglas en inglés), lo que representó una reducción de 1.800 puestos de su plantilla.

Con el plan de reformas, el grupo, que el año pasado perdió unos 4.400 millones de euros, espera una reducción anual de sus gastos fijos de unos 30.000 millones de yenes (unos 290 millones de euros) a partir del próximo año.