Un juez federal argentino procesó hoy a los exsecretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi por los delitos de abuso de autoridad e incumplimiento de deber en la causa por un accidente ferroviario en Buenos Aires que se cobró 51 víctimas mortales, informaron fuentes judiciales.

Los imputados están acusados de no haber controlado el funcionamiento de la empresa Trenes de Buenos Aires (TBA), concesionaria de la línea de ferrocarril en la que se registró el siniestro.

El juez Claudio Bonadio dictó también el procesamiento de los hermanos Claudio y Mario Cirigliano, propietarios de TBA, y solicitó prisión preventiva para ellos, aunque seguirán en libertad porque fueron beneficiados con la excarcelación por la Cámara Federal.

El emporio de transporte público de los Cirigliano, uno de los mayores de Argentina, deberá hacer frente al embargo de bienes por valor de 600 millones de pesos (126,31 millones de dólares).

Bonadio sobreseyó al maquinista del tren, Marcos Antonio Córdoba, a quien los dueños y gerentes de la empresa TBA habían acusado de ser el causante del accidente en la estación de Once, una de las tres más importantes de la capital argentina.

En la resolución de casi 900 páginas, Bonadio apunta que el choque se produjo por la "trilogía siniestra de empresarios, funcionarios y sindicalistas".

El juez decidió además procesar al exsubsecretario de Transporte Ferroviario, Antonio Luna y a Marcelo Calderón, titular de Cometrans, el grupo al que pertenece TBA, y a Carlo Ferrari, expresidente del mismo.

El accidente ocurrió en plena hora punta matinal del pasado 22 de febrero, cuando un tren procedente de la localidad bonaerense de Moreno -en la línea Sarmiento- se empotró contra un andén de la estación de Once y dejó un saldo de 51 muertos y más de 700 heridos.

Seis días después, el Gobierno argentino intervino TBA y en mayo le retiró la licencia de explotación de las líneas Sarmiento y Mitre a raíz del "deficiente estado de conservación y mantenimiento del material rodante y deterioro de la capacidad y calidad de los servicios prestados". EFE