Atacantes suicidas vestidos con uniforme militares de combate atacaron el viernes un acuartelamiento en el sur de Yemen y mataron a 11 soldados al amanecer, dijeron las autoridades.

El ataque ilustra los desafíos que encara el nuevo liderazgo del país para imponer la seguridad y el orden en la empobrecida nación árabe ante las repetidas agresiones de al-Qaida y pese a las gestiones estadounidenses para expulsar del país a los insurgentes islamistas.

El ataque contra el acuartelamiento en la provincia costera de Abyan ocurrió al día siguiente que un presunto avión teledirigido estadounidense mató por lo menos a siete miembros de al-Qaida en la misma zona y a poco de la visita que realizó a Abyan el ministro de Defensa de Yemen, el general Mohammed Nasser Ahmed para demostrar el poderío militar gubernamental en una provincia en la que el año pasado el grupo terrorista controlaba numerosas ciudades y aldeas.

Las fuerzas yemeníes respaldadas por la aviación estadounidense y asesores desalojaron en junio de las ciudades meridionales a los islamistas, que huyeron a las montañas. Los insurgentes controlan ahora amplias zonas de Abyan tras el vacío de seguridad producido el año pasado contra el líder autoritario yemení, obteniendo miles de armas, tanques y vehículos blindados tras sus asaltes a polvorines y cuarteles.

Washington considera a al-Qaida en la península arábiga el grupo más peligroso de la banda, que ha lanzado varios ataques frustrados contra el territorio estadounidense.

Los mandos militares yemeníes dijeron el viernes que el ataque comenzó cuando cuatro presuntos miembros de al-Qaida que viajaban en un camión se aproximaron a la base y dispararon a los centinelas. El cuarto atacante colocó el camión cargado de explosivos en medio de un grupo de soldados y lo detonó. Los soldados mataron a los otros tres, cuyos chalecos cargados de explosivos estallaron por el impacto de las balas.

El comandante de la policía militar en la base figura entre los muertos, dijeron las autoridades, que hablaron a condición del anonimato en acatamiento de las normas castrenses.