El boxeador puertorriqueño Orlando Cruz regresará mañana al cuadrilátero después de que hace dos semanas admitiera públicamente su homosexualidad.

Cruz, apodado "El fenómeno", defenderá ante el mexicano Jorge Pazos el título de la división pluma (57 kilos) latino de la Organización Mundial de Boxeo en el Civic Center de Kissimmee en Florida (EE.UU.).

El púgil boricua ostenta marca de 18 victorias, dos derrotas y un empate, mientras que Pazos, subirá al tinglado con 20 triunfos y cuatro fracasos.

Cruz, quien representó a Puerto Rico en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, admitió su homosexualidad el pasado 3 de octubre.

"Siempre he sido y seguiré siendo un orgulloso puertorriqueño. Siempre he sido y seguiré siendo un orgulloso hombre gay", aseguró Cruz en un comunicado de prensa entonces.

"No quiero esconder ninguna de mis identidades. Quiero que las personas me vean por el ser humano que soy", agregó en el comunicado Cruz, de 31 años.

El deportista, quien en el texto agradeció a su familia, especialmente a su madre, a quien describió como su "inspiración y razón para vivir", señaló que quiere que la gente lo siga viendo por sus "destrezas en el boxeo, mi carácter y mi buena conducta deportiva".

"Quiero agradecer a mis amigos por su amor y apoyo. Y quiero también agradecer a mi equipo por creer en mí y apoyarme siempre, no tan solo en esta decisión sino a través de mi carrera", añadió.