Cuatro peregrinos paquistaníes de confesión chií murieron y otros diez resultaron heridos en un atentado en la provincia de Salahedín, al norte de Bagdad, informó hoy a Efe una fuente del Ministerio del Interior iraquí.

La fuente explicó que un artefacto explosivo estalló anoche al paso de un autobús en el que viajaban peregrinos paquistaníes cerca de la ciudad de Balad, 70 kilómetros al sur de Tikrit, capital de Salahedín.

La explosión causó la muerte de cuatro personas de dicha nacionalidad que iban a visitar los santuarios chiíes en esa provincia, según la fuente.

Una bomba explotó hoy cerca de la casa de un oficial de la policía en la zona de Kenaan, 20 kilómetros al sur de Baquba, en la provincia de Diyala, al este de la capital iraquí.

La fuente explicó que la explosión causó daños materiales en el edificio y que un nuevo artefacto estalló cuando llegaron fuerzas de la seguridad al lugar, lo que provocó la muerte de un oficial del ejército y heridas a un soldado y a cinco civiles.

Irak es escenario de un repunte de la violencia con frecuentes ataques dirigidos contra objetivos chiíes y fuerzas de seguridad desde la retirada, en diciembre pasado, de las tropas estadounidenses.