Miles de personas se manifestaron hoy en la plaza Tahrir de El Cairo contra el dominio islamista en la política egipcia y los choques que la semana pasada estallaron entre partidarios y detractores del presidente egipcio, Mohamed Mursi.

Convocada por una treintena de grupos revolucionarios y liberales, la concentración tuvo por lema "Egipto no es el estado privado de nadie, es para todos los egipcios", y se desarrolló de forma pacífica.

"Condenamos lo que pasó la semana pasada por culpa de los Hermanos Musulmanes, que deben disculparse", aseguró a Efe la joven Zeinab al Masri, en alusión a los choques del pasado viernes que causaron más de un centenar de heridos.

Los altercados surgieron entonces entre manifestantes laicos que criticaban la gestión de Mursi y simpatizantes de la Hermandad que rechazaban la sentencia de absolución emitida esa semana contra altos cargos del antiguo régimen de Hosni Mubarak acusados de la muerte de manifestantes durante la revolución.

El grupo islamista condenó posteriormente los sucesos y dijo que algunos alborotadores se infiltraron entre los manifestantes en Tahrir.

"Los Hermanos Musulmanes no entienden que existe una oposición política en Egipto", agregó Al Masri.

A la marcha de hoy acudieron seguidores de partidos y movimientos contrarios a que los partidos islamistas monopolicen la elaboración de la próxima Constitución, cuyo referéndum está previsto para noviembre próximo.

Un miembro del Partido Socialista egipcio, Yaser Toher, mostró a Efe su rechazo al borrador de la Constitución y pidió que se redacte una nueva "que represente a todo el país, no solo a los islamistas", y que garantice la libertad de religión, expresión y huelga, entre otros derechos.

Las banderas del movimiento juvenil 6 de abril y otras formaciones ondearon en la céntrica plaza, donde se escucharon gritos exigiendo la salida del poder del islamista Mursi, que asumió en junio pasado la Presidencia del país, y el castigo a los responsables de la muerte de manifestantes desde el inicio de la revolución.

Los asistentes, que llegaron en marchas desde distintos puntos de la ciudad, mostraron pancartas con lemas como "No a una Constitución solo para islamistas", mientras desde los escenarios preparados sonaban canciones revolucionarias.