El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, sancionó hoy la ley que permite la venta de las tierras de la Zona Libre de Colón (ZLC), en medio de choques entre civiles y miembros de la Policía Nacional en la ciudad caribeña de Colón, que han dejado un número indeterminado de heridos de bala y perdigones.

Martinelli firmó el documento que reforma la ley que creó la ZLC en 1948, cinco horas después de aprobado por el parlamento y a pesar de los llamados que hicieron diversos sectores de la sociedad, incluyendo la Iglesia católica, para que vetara la norma e iniciara una discusión mucho más profusa en la que se incluyera a la comunidad colonense.

La nueva norma fue aprobada hoy por el Parlamento panameño en el tercer y último debate, en una discusión que tomó solo 30 minutos para que contara con el respaldo de 41 de los 45 diputados presentes (cuatro de ellos en contra y sin ninguna abstención).

La ley 72 crea en una de sus partes un fideicomiso, instrumento jurídico que permitirá la administración del 35 % de los activos provenientes de los ingresos extraordinarios, por la venta de los bienes inmuebles de la Zona Libre de Colón, destinados al desarrollo de proyectos de interés social en la provincia de Colón, según se detalla en la Gaceta Oficial.

Para la utilización del fideicomiso se tendrá que tener la aprobación de la Comisión de Evaluación de Proyectos de Colón que estará compuesta, entre otras personas, por el gerente de la ZLC, los presidentes de la Cámara de Comercio de Colón y de la Asociación de Usuarios de la ZLC, y el jefe de la Iglesia católica en la provincia.

Según lo explicado por el ministro encargado de Comercio, Luis Camacho, la provincia de Colón se beneficiará en los próximos diez años con unos 337 millones de dólares, provenientes precisamente del fideicomiso, más otros 3 millones por el 1 % del impuesto de transferencia de bienes muebles.

La aprobación y luego sanción de la ley estuvo rodeada de manifestaciones y protestas en diversos sectores de la ciudad de Colón desde tempranas horas de la mañana, que trajo como resultado varios heridos de balas y de perdigones, así como afectados por las bombas lacrimógenas, de lo que la policía aún no da un informe.

Según corresponsales de medios locales, la Policía Nacional usa sus armas de reglamento, debido a que recibió varios disparos de antisociales que aprovecharon los momentos de incertidumbre.

Una fuente de la Cruz Roja de Colón señaló a Efe que hasta el momento, en el hospital Manuel Amador Guerrero se ha atendido a una persona herida de bala y a otras afectadas por los gases lacrimógenos.

El presidente Martinelli durante una entrevista en el canal 2 de la televisión local, esta mañana, le pidió al pueblo de Colón "calma", ya que aseguró que con la venta de las tierras de la Zona Libre "vienen muchos mejores tiempos" para esa comunidad.

Pero en Colón los dirigentes de los sindicatos y organizaciones mantienen su exigencia de que se derogue la ley y amenazan con un paro de labores en toda la provincia atlántica.

Martinelli, quien llegó el jueves por la noche de Alemania, viajará mañana hacia Japón, en un periplo de ocho días que también lo llevará a Vietnam.