El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, pidió hoy "calma" a la población de Colón, donde en las últimas horas ha habido focos de protesta contra la venta de terrenos en su Zona Libre, con al menos dos policías heridos y varios manifestantes detenidos.

"Yo le pido la calma al pueblo colonense", expresó Martinelli en una entrevista con la cadena de televisión TVN, en la que aseguró que con la venta de los terrenos de la Zona Libre de Colón a las empresas que los alquilan "vienen muchos mejores tiempos" para esa localidad, ubicada a unos 80 kilómetros de la capital panameña.

La Zona Libre de Colón, la puerta en el Atlántico del Canal de Panamá, es considerada la segunda más importante del mundo después de la de Hong Kong.

El gobernante panameño responsabilizó a "agitadores profesionales", que no identificó, de "azuzar" las protesta y algunos actos vandálicos registrados anoche, "por motivos políticos o ideológicos" y con el fin de "crear el caos".

Martinelli defendió la venta de los terrenos públicos en la Zona Libre de Colón con el argumento de que "no se puede tener a los más ricos pagando una guayaba" o una cantidad pírrica por el arrendamiento de esas áreas, mientras "los más pobres están pasando problemas".

Aclaró que la ley que rige la venta de los terrenos no obliga a los actuales arrendatarios a comprarlos.

"A nadie se le está poniendo una pistola para comprar. El que no compre, alquila, pero tiene que pagar un poquito más" de lo que hasta ahora ha pagado, afirmó el gobernante, sin precisar cifras.

Martinelli ofreció esas declaraciones minutos antes de que la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), de mayoría oficialista, aprobara esta mañana en tercera y última discusión una reforma a la Ley 529 para permitir la venta de terrenos públicos en la Zona Libre de Colón.

La reforma a la Ley que rige la Zona Libre desde su creación en 1948 fue aprobada con 41 votos a favor, 4 en contra y ninguna abstención.

La Policía Nacional dispersó temprano esta mañana con gases lacrimógenos a grupos de taxistas y de obreros de la construcción que intentaron obstaculizar algunas vías de acceso a Colón, y varios de los manifestantes fueron detenidos, según mostraron las imágenes de la televisión local.

La prensa panameña reportó además que dos policías fueron heridos anoche, uno de ellos de bala, cuando se enfrentaban a pequeños grupos que intentaron saquear un área de la ciudad ubicada.

Esa información fue confirmada hoy por Leopoldo Benedetti, gerente de la Zona Libre, en declaraciones a TVN desde la Asamblea.

La televisión local mostró esta mañana imágenes de allanamientos y arrestos en una zona pobre de Colón en busca de los responsables de haber herido a los dos agentes.

Por su parte, el Ministerio de Educación suspendió este viernes las clases en Colón, cuya Zona Libre alcanzó un superávit de 877,2 millones de dólares en sus transacciones comerciales durante los primeros cinco meses de 2012, un 190,84 % más que en igual periodo de 2011, según los datos oficiales.

Los sectores políticos que se oponen a la venta de los terrenos alegan que con ello el Gobierno solo busca favorecer los "intereses personales" de sus allegados, como ha dicho el diputado del opositor Partido Panameñista, Alfredo Valderrama.

La Cámara de Comercio de Colón rechazó ayer en un comunicado el proyecto de venta de los terrenos, por "injustificado" y por considerarlo "una nueva imposición" de los diputados.

Por su parte, el oficialismo ha explicado que la venta de los terrenos en la Zona Libre beneficiará a Colón en los próximos diez años con unos 337 millones de dólares de un fideicomiso equivalente al 35% de las ventas.

La ciudad también recibirá otros 53 millones de dólares por el 1% del impuesto de transferencia de bienes muebles, según el ministro encargado de Comercio, Luis Camacho.

Por su lado, el ministro de Economía y Finanzas, Frank De Lima, detalló que hasta ahora el pago por los alquileres de terrenos del puerto franco va directamente al Gobierno central y con la nueva figura del fideicomiso se asegura que la ciudad de Colón reciba un beneficio directo.