Los Tigres de Detroit con barrida de 4-0 ante los Yanquis de Nueva York y el jardinero Delmond Young como su Jugador Más Valioso (MVP) de la Serie de Campeonato de la Liga Americana volvieron por undécima vez en su historia al "Clásico de Otoño", al que quieren también disputar los Cardenales de San Luis por la Nacional al estar a un juego de conseguirlo.

El abridor Max Scherzer dominó desde el montículo y el campocorto dominicano Jhonny Peralta produjo tres carreras para que los Tigres venciesen 8-1 a los Yanquis en el cuarto y decisivo partido de la serie disputada al mejor de siete.

El venezolano Miguel Cabrera y Peralta batearon cuadrangular de dos carreras en un ataque de cuatro anotaciones en la cuarta entrada contra CC Sabathia, quien fue incapaz de evitar que los Yanquis fueran barridos en una serie de postemporada por primera vez en 32 años.

"Sí, lo hicimos", declaró Cabrera. "Es un sentimiento increíble. ... Cuatro triunfos más, muchachos. Cuatro victorias más", agregó el ganador de la Triple Corona.

Scherzer (1-0) lanzó sin permitir hit hasta el sexto episodio contra una alineación inicial de los Yanquis que nuevamente no contó con Alex Rodríguez, quien fue dominado en un elevado con dos corredores en los senderos en la sexta entrada como bateador emergente.

Los Tigres, que en el 2006 jugaron por última vez la Serie Mundial, tienen cinco días de descanso antes de que inicie el miércoles el "Clásico de Otoño".

Después de anotar en sólo tres de las 39 entradas durante la serie, Nueva York se va a casa a enfrentar preguntas desagradables sobre su futuro después de una postemporada con pésimo bateo, con astros enviados a la banca y veteranos mostrando el peso de la edad.

Rodríguez, tercera base de 275 millones de dólares, estuvo fuera de la alineación titular por tercera ocasión en la postemporada. Derek Jeter y el pitcher cerrador panameño Mariano Rivera sólo pudieron mirar la acción después de quedar fuera por lesiones.

Los Yanquis no lograron ganar un juego de una serie de la fase final apenas por quinta vez. No habían sido barridos desde su Serie de Campeonato de la Liga Americana contra los Reales de Kansas City en 1980.

Los Bombarderos del Bronx batearon promedio de .188 en la fase final y de.157 ante los Tigres y sus bates estuvieron en silencio en el noveno episodio, con los fanáticos de los Tigres en el Comerica Park cantando "¡Barrida!" "¡Barrida!" mientras los últimos tres bateadores fueron dominados en orden.

Detroit superó en imparables a Nueva York por 16-2 en el juego final y por 46-22 en la serie, mientras que Young fue elegido como el MVP de la serie después de conseguir .353 de promedio de bateo (17-6), pegó dos cuadrangulares, impulsó seis carreras y anotó tres.

Young se convirtió en el sexto jugador de la Liga Americana que consigue seis impulsadas en cuatro o menos partidos y el último que lo hizo fue el exjardinero venezolano Magglio Ordóñez, también con los Tigres en la Serie Mundial del 2006.

Los abridores de los Tigres tienen marca de 4-1 en la fase final con promedio de carreras limpias admitidas de 1.02, y ahora esperan ayudar al equipo a conseguir el primer título de la Serie Mundial desde 1984.

Los Yanquis no lograron ganar un juego de una serie de postemporada apenas por quinta vez. No habían sido barridos desde su Serie de Campeonato de la Liga Americana contra Kansas City en 1980.

Una victoria más y los Cardenales tendrán de nuevo la oportunidad de acudir a la Serie Mundial tras haber llegado a los playoffs con el boleto comodín.

El abridor Adam Wainwright lanzó pelota de cuatro imparables en siete entradas y los Cardenales dominaron 8-3 a Tim Lincecum y a los Gigantes de San Francisco que los dejaron con ventaja de 3-1 en la serie de campeonato de la Liga Nacional.

Los Cardenales, campeones defensores de la Serie Mundial, pueden lograr su segundo banderín consecutivo habiéndose clasificado con el comodín si ganan el viernes en casa el quinto partido.

La responsabilidad será para el abridor derecho Lance Lynn enfrenta al zurdo Barry Zito de los Gigantes, que tratará de mantener con vida a su equipo.

Si los Cardenales clasifican, volverían a enfrentar a los Tigres en la Serie Mundial como lo hicieron en el 2006.

Matt Holliday, Jon Jay y el puertorriqueño Yadier Molina remolcaron dos carreras cada uno al encabezar una explosión de 12 hits, luego de que el equipo bateó apenas .198 en los tres primeros encuentros contra San Francisco.

Lincecum fue castigado con cuatro carreras en cuatro entradas y dos tercios en su primera apertura de la fase final desde que se enfrentó a los Vigilantes de Texas en el 2010 y le dio la victoria y la Serie Mundial a los Gigantes.

El dos veces ganador del Premio Cy Young consiguió la oportunidad debido a un relevo impecable en la primera parte de la fase final, pero volvió a lanzar como en la campaña regular --inconsistente--, en la que se fue de 10-15 con una efectividad de 5.18, que esta vez le puede costar la eliminación a su equipo.

Mientras que Wainwright, tras apuntarse 14 triunfos, está cerca de su primera Serie Mundial como titular desde que ponchó a Brandon Inge como cerrador suplente en sustitución del lesionado Jason Isringhausen en ese partido decisivo sobre los Tigres en 2006.