La jefa de la Policía Nacional de Nicaragua, Aminta Granera, dijo hoy que las elecciones municipales en su país, que tendrán lugar el 4 de noviembre próximo, van a ser "seguras" y "tranquilas".

"Estas elecciones se van a dar en un ambiente en seguridad, en tranquilidad y en fiesta de todos los nicaragüenses", señaló la jefa policial durante una reunión en Managua con los magistrados del Consejo Supremo Electoral (CSE), transmitida por emisoras afines al Gobierno sandinista.

Granera agregó que serán "unas elecciones absolutamente transparentes, seguras y que todas las familias van a salir a depositar su voto en seguridad y tranquilidad".

La jefa policial indicó que durante la campaña electoral, que comenzó el 20 de septiembre pasado, más de 12.000 agentes del orden han cubierto 2.221 actividades en los 153 municipios del país y "no tenemos que lamentar tragedias".

Aclaró que las dos únicas muertes han ocurrido en accidentes de tránsito, cuando las dos personas viajaban en estado de ebriedad en la parte de arriba de un autobús y se cayeron.

La Policía Nacional desplegará 12.000 agentes para resguardar esos comicios.

En tanto, el jefe del Ejército, el general Julio César Avilés, dijo recientemente que unos 8.000 militares custodiarán las elecciones municipales y dispondrán de ocho helicópteros, cuatro aviones, 32 embarcaciones de la fuerza naval y medios terrestres.

Avilés indicó que existen "condiciones de estabilidad en el país para la realización de estas elecciones".

Unos 3,6 millones de nicaragüenses están habilitados para elegir en las urnas el 4 de noviembre a sus 153 alcaldes y vicealcaldes, así como a 6.534 concejales.

En los comicios municipales participarán el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y los opositores Partido Liberal Independiente (PLI) y el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), entre otros pequeños colectivos.

En las pasadas elecciones locales, celebradas en 2008, el oficialismo ganó en 109 de los 153 municipios, incluida Managua, pero la oposición denunció un fraude.

Los comicios municipales de noviembre serán vigilados por una misión de acompañamiento de la Organización de Estados Americanos (OEA).