El príncipe Alberto de Mónaco y su esposa, la princesa Charlene, visitaron hoy el campo de concentración de Auschwitz, en Polonia, donde recorrieron las instalaciones en las que durante la II Guerra Mundial fueron asesinadas más de un millón de personas.

En el llamado "Muro de la Muerte", en el patio del Bloque 11, donde los nazis ejecutaron a miles de personas, en su mayoría polacos, la pareja real depositó una ofrenda floral y rindió homenaje a los muertos tras las alambradas del campo.

Posteriormente Alberto de Mónaco y su esposa firmaron en el libro de visitas de Auschwitz, donde el príncipe monegasco escribió: "La llama de nuestra memoria no morirá jamás".

El principado de Mónaco ha realizado donaciones al museo de este campo de concentración, así como a otros proyectos benéficos polacos.

La pareja real se encuentra de visita oficial en Polonia, donde el pasado miércoles mantuvieron un encuentro con el presidente del país, Bronislaw Komorowski.