El Ministerio de Seguridad argentino denunció hoy a jefes y funcionarios de la Gendarmería Nacional por "contrataciones irregulares de combustible en perjuicio del Estado" que supuestamente favorecían a familiares de altos cargos de la fuerza de seguridad, indicó la entidad en un comunicado.

La denuncia presentada ante el juzgado federal número 4 por el ministerio que dirige Nilda Garré, que tuvo que enfrentar las últimas semanas un conflicto salarial con Gendarmería y Prefectura (Guardacostas), indica que Gendarmería hizo contratos por 40 millones de pesos (8,4 millones de dólares) con la empresa Combustibles Integrados, vinculada a familiares de gendarmes.

"El personal denunciado habría favorecido desde 2009 a la empresa Combustibles Integrados, con vinculaciones familiares dentro de la Gendarmería, adjudicándole contratos para la adquisición de combustible a granel, repuestos para vehículos y reparaciones de edificios y ascensores", agrega el comunicado de Seguridad.

Estas "negociaciones incompatibles con la función pública", según las califica Seguridad, fueron constatadas en la intervención del área jurídica de Gendarmería que se produjo el pasado día 5 de octubre, mientras se desarrollaba una protesta sin precedentes en Argentina de estos cuerpos de seguridad con estatuto militar.

Entre los denunciados está el exdirector nacional de la Gendarmería, Bernabé Schenone, que fue cesado el pasado 3 de octubre junto a su par de Prefectura y otros 18 altos cargos de las dos fuerzas en el segundo día de la protesta.

La inédita movilización de gendarmes y prefectos estalló contra una reordenación salarial que se tradujo en recortes de entre el 30 y el 60 por ciento en las remuneraciones de septiembre.

La protesta levantó duras críticas contra la gestión de la ministra Garré y la obligó a prescindir de su hermano Raúl, jefe del gabinete de asesores del Ministerio de Seguridad.