El cardenal de Madrid dijo hoy que la secularización avanza propiciada por la globalización, que en Europa se ha producido una "apostasía silenciosa" del cristianismo y que la ignorancia religiosa y el vivir como si Dios no existiera" ha dado lugar, "también en España", a nuevos paganos.

Antonio María Rouco Varela hizo estas manifestaciones en un encuentro con los periodistas que siguen en el Vaticano el Sínodo de Obispos para la Nueva Evangelización, ante los que reiteró que la crisis de fe es lo que ha impulsado a la Iglesia a convocar esta asamblea para dar una respuesta a aquellas zonas del mundo, sobre todo, Occidente, donde el cristianismo se expandió y ahora avanza la secularización.

"En todos los escenarios donde es necesaria una nueva evangelización se ve la secularización. La crisis de fe, el apartarse de Dios, es un problema común en todo el mundo. Debido a la globalización y a través de internet se propaga por las casas, las aula, etc. y este Sínodo trata de dar una respuesta", afirmó Rouco.

El cardenal arzobispo de Madrid agregó que el "no" a Dios, el alejarse de él, la pobreza que azota al mundo, la crisis y la falta de esperanza crean un panorama sombrío, pero que ante esa situación y para devolver la sonrisa, la Iglesia quiere llevar de nuevo a Cristo a esas personas, ya que esa es la misión para la que ha nacido.

"La Iglesia quiere llevar a Cristo a lugares donde hace 2000 años se creyó en él y además de una forma casi unánime conforme avanzaron los siglos y en los que ahora se ha producido una especie de lejanía, de escapada de Cristo", subrayó Rouco, que en referencia a Europa dijo que en el viejo continente se ha constatado "una apostasía silenciosa con respecto a su fe".

La novedad de este sínodo -agregó- es volver a evangelizar esas zonas cristianas, que ya no lo son.

Rouco Varela agregó que en muchos países europeos "y en España también", la ignorancia religiosa y el vivir como si Dios no existiera "se ha hecho común y ha surgido "una especie de nuevos paganos, que andan por ahí y no son pocos".

A esos "nuevos paganos" -aseguró- tiene que hablar la Iglesia con nuevos lenguajes, como el que usan los jóvenes, "pero sin olvidar llegar a ellos con el corazón y el alma, ya que se puede usar un lenguaje fantástico y no producir ningún efecto y hablar de manera más torpe, pero con el corazón y dejando salir el alma y convencer más que mil libros".

El cardenal señaló que la psicología no basta para curar los males del hombre de nuestro tiempo.

Rouco Varela manifestó que el Sínodo, en el que participan 262 obispos de todo el mundo, subrayó que las familias son indispensables para la transmisión de la fe y que principalmente es la mujer, la madre, la que transmite la fe, de ahí la necesidad de ayudarles y atenderlas en sus necesidades.

El arzobispo de Basilea (Suiza), Felix Gmur, en un encuentro con los periodistas italianos, dijo también hoy que la Iglesia tiene que encontrar una solución para los casos de divorciados y vueltos a casar, que no pueden ser considerados simplemente como "pecadores y por tanto no pueden comulgar".

"¿Sólo son pecadores?. Hay que analizar caso por caso. Yo conozco a una pareja casada desde hace 50 años y que cada uno estuvo casado antes por un breve periodo de tiempo. ¿50 años juntos no significan nada?. ¿Sólo son pecadores?. Tal vez la Iglesia debería estudiar un nuevo trato. Hay que tomar en serio este problema", dijo el prelado.

Durante el Sínodo, que comenzó el 7 de octubre y concluirá el próximo día 28, los obispos han recordado que los cristianos divorciados y vueltos a casar no están excomulgados y no deben sentirse marginados por no poder comulgar.