Corea del Norte amenazó hoy con atacar una zona fronteriza de Corea del Sur si activistas de este país lanzan desde allí globos hacia el territorio norcoreano con panfletos contra el régimen de Kim Jong-un, lo que considera una "guerra psicológica".

En un comunicado, la agencia estatal norcoreana KCNA señala que los activistas planean lanzar el próximo lunes folletos "difamando la dignidad del liderazgo supremo de la República Popular Democrática de Corea" desde el pabellón de Rimjin, en la ciudad fronteriza de Paju.

Ese pabellón "y sus alrededores se convertirán desde ahora en objetivos directos de la artillería del Ejército Popular de Corea", afirma la agencia, que en su habitual tono belicista insta a evacuar a los habitantes surcoreanos en esa zona "para prevenir posibles daños".

La KCNA apunta a que la organización civil que prevé llevar a cabo el lanzamiento de los folletos actúa bajo el paraguas del Gobierno "títere" de Corea del Sur y su presidente, el conservador Lee Myung-bak.

"Es la firme voluntad del Ejército no pasar por alto ningún acto de menoscabo a la dignidad de la dirección suprema del país y su sistema social", recalca.

El Pabellón de Rimjin es un área en Corea del Sur cercana a la Zona Desmilitarizada (DMZ), la fortificada franja de unos 4 kilómetros de ancho que separa a las dos Coreas.

La amenaza de Corea del Norte llega en un momento en que las relaciones con Seúl se hallan seriamente deterioradas y a unos días de que el Ejército surcoreano inicie, con el apoyo de EE. UU., el ejercicio militar anual "Hoguk", que comenzará el próximo jueves 25.

El lanzamiento de globos con panfletos propagandísticos al otro lado de la frontera es un recurso de guerra psicológica utilizado en numerosas ocasiones en los últimos años por parte de las dos Coreas.

Los dos países se encuentran en estado técnico de guerra debido a que el conflicto que las enfrentó hace seis décadas (1950-53) finalizó con un armisticio nunca sustituido por un tratado de paz.