El político y multimillonario italiano Silvio Berlusconi compareció el viernes ante la justicia para negar que hubiese tenido relación sexual alguna con una menor marroquí a cambio de dinero.

El ex primer ministro dijo que nunca hizo el amor con una menor marroquí y nunca pagó con ese fin por tener relaciones sexuales con invitada alguna en su villa cerca de Milán. Negó también que las fiestas apodadas "bunga-bunga" que organizó fueran una orgía.

"La expresión 'bunga-bunga' procede de un chiste que he repetido muchas veces, y que ha sido repetido con saña por los medios de información", dijo Berlusconi durante su comparecencia en el juzgado para responder a las acusaciones de que pagó a la joven marroquí Karima el-Mahroug para hacer el amor y que intentó ocultarlo.

Los argumentos de Berlusconi fueron espontáneos, medida tolerada por el código penal italiano a los acusados y que no tienen el peso de declaración jurada. Sus abogados han indicado que Berlusconi no piensa declarar bajo juramento.

Berlusconi dijo el viernes que su historial de batallas legales, en gran parte debido a sus relaciones empresariales, le inclinaron a no sentarse a declarar.

El caso es el primero sobre la conducta personal del ex político, tres veces primer ministro. Berlusconi renunció en noviembre al no persuadir a los mercados financieros que podría adoptar reformas para sacar a Italia de la crisis de la deuda soberana.

Aunque sigue al frente de su movimiento político conservador, Berlusconi, de 76 años, no ha indicado si volverá a postularse el próximo año a un nuevo mandato cuando expire el gobierno tecnócrata encabezado por Mario Monti.

Berlusconi ha negado repetidamente las acusaciones en este escándalo sexual.

En su comparecencia del viernes en la corte, Berlusconi dijo que nunca tuvo "relación íntima alguna" con el-Mahroug, alias Ruby. Agregó que en su opinión tenía 24 años según dijo y que era la nieta del entonces presidente egipcio Hosni Mubarak.

De hecho, tenía 17 años y no tuvo relación alguna con Mubarak, obligado a dimitir y encarcelado ahora en El Cairo.

"Puedo excluir con absoluta certeza que haya habido escena alguna de naturaleza sexual" en la villa Arcore, dijo Berlusconi y destacó que sus hijos mayores acudieron a las fiestas y que él monopolizó "la atención cantando, charlando de deportes, política y habladurías".

Insistió además que nunca pagó por hacer el amor con invitada alguna y denunció que las acusaciones de que sus invitadas eran prostitutas han dañado su reputación.