El campus de la universidad Texas A&M fue reabierto el viernes luego de que una amenaza de bomba enviada por correo electrónico provocase una evacuación de varias horas y una revisión edificio por edificio, dijo la policía.

El teniente de la policía de la universidad Allan Baron dijo que las autoridades seguían revisando algunos edificios el viernes por la tarde, pero que no se habían hallado explosivos y que se estaba permitiendo a la gente regresar a las instalaciones.

Baron dijo que la amenaza de bomba fue recibida por correo electrónico alrededor de las 11 de la mañana por el servicio de servicios de computadoras de la universidad.

El campus universitario, que se encuentra aproximadamente 160 kilómetros (100 millas) al norte de Houston, estuvo cerrado por casi tres horas.

El servicio de autobús dentro de las extensas instalaciones cambió de ruta y por lo menos dos iglesias cercanas ofrecieron refugio temporal hasta que la orden de evacuación fuese cancelada.