El cocinero español Sergi Arola, que inaugura hoy su primer restaurante en Hong Kong, cree que "la mayor revolución de la historia de la gastronomía española es la crisis", dado que muchos restauradores tendrán que salir del país para poder trabajar.

El cocinero con dos estrellas Michelin, que abrió su primer restaurante Vi-Cool en China, explicó a Efe que la crisis ha dejado el mercado español de la restauración en "estado muerto, zombie".

"No soy optimista con la próxima generación. Los cocineros españoles, si de verdad quieren conseguir algo, van a tener que salir de España", añadió.

Pero Arola lo ve como una oportunidad para expandir la cocina española mundialmente.

"Estas generaciones están bien formadas, solo nos falta que creamos en lo que hacemos, al igual que Italia y Francia, que tienen un marketing del que nosotros carecemos", apuntó el reconocido chef español.

En esta línea fue contundente al afirmar que los españoles parecemos los "tontos del pueblo, llegamos siempre mal y a destiempo, cuando nuestra gastronomía española tiene un enorme potencial para exportar nuestra marca".

Reconoció que él también habla en clave de crisis, y afirmó que su restaurante Arola en Madrid sigue abierto por una cuestión de "corazón más que de cerebro, si el dueño fuera un empresario ya estaría cerrado".

"No necesito mi restaurante en Madrid para mantener mi prestigio pero creo que me hace sentirme parte del proyecto de ver crecer el sector", explicó el cocinero, que ahora vive a caballo entre la capital española y París.

El restaurador de origen catalán también se refirió al frente dialéctico abierto entre el Gobierno central y el de Cataluña sobre el desafío político soberanista planteado por esta comunidad, una situación que calificó de "irresponsabilidad política".

"Poner sobre la mesa un planteamiento identitario que nadie va a comprar ahora me parece irresponsable, tanto por un lado como por otro", argumentó.

Según el restaurador español, "vivimos un momento de cambio de reglas y no es el momento de jugar con el futuro ni de crear un nuevo frente".

Según palabras de Arola, "la complejidad de lo sencillo, donde la única regla es la confianza" es la seña de identidad del nuevo espacio, que llega de la mano de un potente grupo hostelero de Hong Kong.

"No es nada nuevo -precisa-, es un concepto comercial de comida, una pizzería con aire español, donde la pizza se sustituye por cocas y el antipasto por tapas", aunque con un toque propio, como sus "patatas bravas estilo Arola".

El establecimiento, con capacidad para 88 comensales y que fue construido en menos de mes y medio, está decorado con latas de reconocidas marcas conserveras y productos españoles, y se ubica en el mayor centro comercial de Hong Kong y uno de los más frecuentados.

En su aventura asiática, que sigue a la apertura este año de Arola Mumbai (India), le acompañarán Josep María Fort, que estaba al frente del Vi-Cool en Roses (Gerona) y Matteo Panchetti, a cargo de la cocina en el restaurante Arola de Barcelona.

El propio cocinero tiene pensado visitar la excolonia británica con frecuencia.

Sergio Arola amplía con su Vi-Cool Hong Kong su negocio de restauración a doce países, a la espera de su próxima apertura en Suiza el próximo año.

Isabel Fueyo